Al tener una relación de pareja sana y fuerte, por lo general la mayoría de personas en algún momento desean dar el siguiente paso, pedir matrimonio.

Muchos se preguntan cuándo es el momento adecuado en una relación para tomar la decisión de pedir matrimonio y casarse, pues bien esto dependerá de cada pareja, incluso de cada persona, y es que el grado de madurez y los valores que le fueron inculcados en la infancia son un factor muy importante a la hora de dar este gran paso.

Para que el matrimonio perdure sus bases deben ser creadas desde el mismo momento en que comienzan los cortejos, teniendo un comportamiento correcto hacia la pareja, el cual consistirá en la honestidad, la buena comunicación, el respeto mutuo y el compromiso.

Son varios los factores que deberá medir durante la relación de noviazgo para tener la certeza de que ya es el momento de hacer la gran pregunta, por ejemplo, es importante saber si ambos tienen las mismas creencias religiosas, ya que esto podrá determinar qué tipo de ceremonia matrimonial tendrán, además, es indispensable que ambos se conozcan muy bien, sus pasatiempos favoritos, qué tipo de música le gusta al otro, si hace algún deporte, qué le molesta y así varios aspectos que de alguna manera servirán de guía para saber qué tan buena o mala será la convivencia.

Deben recordar que no se trata de una simple ceremonia que servirá como pretexto para realizar una gran fiesta, esto es un compromiso de por vida con la persona que ama y aunque de no funcionar existe el divorcio, la idea no es llegar hasta ese punto.

Si a medida que su relación avanza usted nota que ambos se compenetran muy bien, saben tener la mejor actitud a la hora de resolver problemas y tienen el mismo proyecto de vida, es hora de formalizar el compromiso, y aunque seguramente sentirá muchos nervios ante la posibilidad de ser rechazado, lo más seguro es que esto no suceda, ya que sí usted y su pareja se encuentran en la misma sintonía podrá estar 100% seguro de que al hacer la pregunta la felicidad invadirá a la otra persona.

Recuerda que esta no es una decisión que se tome con precipitación, debe tomar su tiempo para sopesar los pros y los contra, pero si el amor los une, ya todo lo demás se puede solucionar.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR