Ha tenido influencia en la gastronomía mundial durante siglos, pero el ámbito culinario de Perú finalmente está recibiendo la atención que se merece.

Y para los sibaritas, es un destino que vale la pena visitar.

Desde la época precolombina, los ingredientes han sido obtenidos de todas partes, desde las majestuosas alturas de los Andes, hasta las profundidades del océano Pacífico y la región al este del Amazonas.

Además de tomar inspiración de los Incas, la cocina moderna de Perú cuenta con influencias de Japón, China, Italia y España.

Y aunque los mejores restaurantes de Lima como Central y Maido sirven algunos de los mejores platillos del mundo, no tienes que pagar grandes cantidades de dinero por probar una gastronomía fantástica llena de sabor y textura.

La comida callejera también está bien posicionada en Perú, ya que el país cuenta con puestos que se especializan en platillos como huevos de codorniz bañados en salsa picante, cebiche, sándwiches de chicharrones y pinchos de anticucho, lo que garantiza que tus papilas gustativas serán tentadas en cada esquina.

¿No estás seguro de por dónde comenzar? A continuación encontrarás nueve de las comidas más populares del país que puedes probar.

Cebiche

Indiscutiblemente se trata del plato emblemático de Perú; los visitantes pueden probar este clásico y versátil platillo a base de pescado crudo en casi cualquier parte del país, desde los humildes puestos callejeros en huariques hasta los restaurantes elegantes.

Para aprovechar al máximo de la extensa costa de 2.414 km, los cocineros marinan los mariscos frescos como el pejerrey, róbalo, atún, pulpo, lenguado, calamares negros o el erizo de mar, en jugo de limón antes de condimentarlos con ají limo o rocoto.

Los mariscos quedan sumergidos en esta invención picante y cremosa, llamada leche de tigre, durante unas cuantas horas: incluso se dice que cura la resaca.

Finas tajadas de cebolla roja, camote, crujiente maíz tostado y cilantro equilibran la acidez de este platillo fresco y celestial.

Dónde probarlo: prepárate para ver un espectáculo antes de probar el cebiche en Chez Wong. El chef y propietario Javier Wong corta en filetes el pescado entero con un cuchillo enorme como si estuviera cortando mantequilla. Calle Enrique León García 114, Lima.

Anticuchos

La comida callejera peruana por excelencia.

El corazón de res se sazona con ajo, comino, ají panca y adobo de vinagre, y luego lo colocan en un brasero como un si fuera un shish kebab.

Son suculentos, suaves y tienen un intenso sabor… cuando los peruanos encuentran un proveedor de este bocadillo sabroso y abundante, harán fila durante el tiempo que sea necesario para adquirirlo.

Los anticuchos normalmente se sirven con papas hervidas y mazorcas de maíz.

También vale la pena buscar mollejas de pollo y anticuchos acompañados de chinchulines.

Dónde probarlos: La Tía Grimanesa —inició como un puesto en un huarique, pero ahora cuenta con un local fijo en Miraflores— es un punto de referencia para los anticuchos tradicionales de Lima. Av. Nicolas de Pierola 103 Barranco Av. Grau 1002 Barranco, Lima.

Cocina nikkei

Cuando se unen dos pueblos tan apasionados por la comida como los peruanos y los japoneses, el único resultado posible es una exhibición de fuegos artificiales culinarios de proporciones épicas.

La prominente migración japonesa a Perú a principios del siglo XX generó la cocina nikkei, la cual mezcla técnicas culinarias japonesas con ingredientes peruanos; así, fusionan lo mejor de ambos mundos.

Es una cocina emocionante y refrescante que consta de varios platillos híbridos. Entre los más destacados podemos mencionar el tiradito, una mezcla de sashimi y cebiche, y pulpo al olivo, pulpo cubierto de una vibrante de aceitunas.

Dónde probarla: el chef Mitsuharu Tsumura, nacido en Perú, le ha dado a la cocina nikkei una clasificación superior en Maido: su glorioso menú de prueba de 15 pasos le otorgó un lugar en la lista de los 50 Mejores restaurantes del mundo en 2015. Calle San Martín 399, Miraflores (esquina con Calle Colón).

Quinua

Se trata de un alimento básico que ha sido parte de la dieta de Perú desde la época prehispánica; se considera que este grano es tan beneficioso que la Organización de las Naciones Unidas declaró que el 2013 era el Año internacional de la quinua.

Es sumamente versátil y venerado por las personas con celiaquía, debido a que es un sabroso sustituto del trigo; este superalimento se da en las regiones de Puna y los Andes, y forma parte de numerosos platillos como tamales, sopas, guisos de quinua y ensaladas de solterito.

Dónde probarlo: para probar un poco de los Andes en la capital de Perú, San Ceferino sirve pinchos de paiche con tacu-tacu, y sirven quinoa en lugar de arroz. Av. Dos de Mayo 793, San Isidro.

Virgilio Martínez de Central también la usa en su menú de prueba Mater Elevation. Calle Santa Isabel 376 Miraflores.

Sándwich de chicharrón

Esta es una opción de comida rápida entre los peruanos a cualquier hora del día. El sándwich de chicharrón perfecto se considera suculento y crujiente en un solo bocado.

Cada sanguchería tiene su propio método secreto de preparación, empezando por la carne. Algunas personas podrían hervir las costillas antes de sellar los sabores en una sartén, por ejemplo.

El pan en sí es de igual importancia: algunos prefieren un bollo suave, mientras otros prefieren un baguette.

Normalmente se complementa con una salsa criolla hecha en casa, una combinación del ubicuo jugo de limón de Perú, chiles amarillos, cebollas rojas, vinagre blanco y cilantro.

Entre otras alternativas de sabrosos sándwiches podemos mencionar el sándwich de pavo y otro clásico peruano, la butifarra, preparado con jamón del país.

Dónde probarlo: El Chinito es una sanguchería familiar que ha estado preparando deliciosos sándwiches durante 55 años. Jirón Chancay 894 Cercado de Lima.

Cuy chactado

Mientras en el hemisferio norte se consume carne de pollo o res, el cuy es consumido tradicionalmente en la región andina de Perú.

Esta carne se comía antes durante y después del período inca; se trata de una opción baja en grasa y nutritiva que en realidad podrías disfrutar.

Mientras un solo cuy no servirá precisamente para alimentar a una familia de cuatro para el almuerzo de un domingo, tiene suficiente carne como para preparar una entrada decente.

El cuy chactado es una manera popular de preparar a este roedor, el cual tiene un sabor similar al del conejo. Te lo puedes comer con la mano, como si estuvieras comiendo una pata de pollo.

Dónde probarlo: si no puedes llegar a la región del Cusco, reserva una mesa con anticipación en el restaurante Tanta de Gastón Acurio, ya que el cuy se vende rápido. Maido también se aventura a territorio andino, y sirve confit de cuy. Av. 28 de Julio 888, Miraflores, centro comercial Larcomar Miraflores.

Maido, calle San Martín 399, Miraflores (esquina con Calle Colón), Lima.

Causa rellena con pollo

Al sacarle provecho a las más de 4.000 variedades de tubérculos de la nación andina, las causas son un clásico platillo al igual que el cebiche.

Este es otro platillo que data de la época precolombina; las causas tradicionalmente se preparaban al mezclar papas amarillas con chile.

Hoy en día, se le añade jugo de limón para darle un toque adicional.

Son casi como un sándwich donde la papa sustituye al pan; las causas se rellenan de pollo o ensalada de atún y se les añade mayonesa.

Esta colorida torre de alimentos a base de féculas es perfecta para combinarla con jugo de leche de tigre.

Dónde probarla: la causa limeña en la cebichería La Mar en el barrio de Miraflores se prepara con aguacate, pollo, huevo duro y tomate. Av. La Mar 770, Miraflores, Lima.

Picarones

¿Necesitas algo dulce que te dé energía? Estos anillos parecidos a donas los fríen justo frente a ti en los puestos de comida de los huariques, y los sirven calientes.

Pero los picarones no son donas comunes.

Se preparan a base de camotes y zapallos macre, los condimentan con anís y canela y luego los bañan en jarabe de higo, maracuyá o caña de azúcar. Es una combinación deliciosamente exótica que supera a los simples anillos de dona.

Dónde probarlos: existen huariques dedicados a hacer picarones bajo el Puente de los Suspiros en el barrio Barranco de Lima.

Suspiro limeño

Este postre también es conocido como suspiro de limeña, o suspiro a la limeña.

Es una golosina de dos capas que probablemente querrás compartir debido a su exorbitante contenido de azúcar. La empalagosa base del suspiro limeño está hecha de caramelo de manjar blanco (también conocido como dulce de leche), y luego es cubierta por un merengue con infusión de vino oporto y se le añade un toque de canela.

Las versiones con más sabor a fruta contienen chirmoya y lúcuma que crece en la región andina.

Dónde probarlo: experimentarás dolor o placer dependiendo de tu tolerancia al azúcar después del primer bocado en Dolce Capriccio. 701 de Calle Dos de Mayo, Miraflores (Altura de la Cuadra 7 de la Av Pardo.), Lima.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR