Un estudio de la Universidad de Michigan (EE.UU.) ha determinado cuál es la comida más adictiva, debido a que sus ingredientes generan un efecto similar al de ciertas drogas.

El artículo publicado por la Biblioteca Nacional de Medicina indica que los alimentos “altamente procesados” son los más adictivos, ya que poseen sustancias en dosis concentradas, se absorben velozmente y podrían “compartir propiedades farmacoquinéticas con las drogas duras”, aunque su efecto es muchísimo menor.

El vínculo entre el grado de procesamiento de las comidas y su nivel adictivo deriva de la presencia de tres componentes: la adición de grasas saturadas, la gran carga glicémica y la presencia de carbohidratos refinados —azúcares o harinas—, ingredientes que se digieren con rapidez.

En función de todos estos análisis, los especialistas de la Universidad de Michigan aseguran que el alimento más adictivo del mundo es la pizza. El responsable de ello es el queso, que contiene caseína, una proteína que libera un opioide relacionado con la respuesta neurológica vinculada con las adicciones.

Por lo tanto, cuanto más procesado está un alimento, mayor es la respuesta adictiva del organismo. En especial, cuando contiene un gran añadido industrial de grasas ya que, al resaltar el sabor, se produce una reacción cerebral que conduce de manera directa a la adicción.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR