No queda ninguna duda, de que Jesús fue una de las figuras más importantes e influyentes de la historia de la humanidad, lo que es sorprendente, es que mucho de lo que se conoce popularmente sobre su vida es incorrecto o inexacto, esto debido a sucesivas deformaciones en los mitos y dichos que han circulado para tapar algunas grietas ocasionadas por diferentes interpretaciones bíblicas. Si vamos a las fuentes reales, podemos conocer algunos datos que podrán resultarnos sorprendentes, conoce alguno de ellos:

No era pobre

Por el contrario de lo que se cree, su genealogía desciende de David, uno de los personajes más ricos de La Biblia. Esta confusión se genera por su nacimiento (pesebre), la cual no se relaciona con la pobreza, ya que cuando María inició en el trabajo de parto se encontraba en Belén. Como se realizaba un censo, el pueblo estaba colmado y ese fue el único lugar que hallaron para que pudiera dar a luz.

Los reyes magos no arribaron a su alumbramiento

Tanto Gaspar, Melchor y Baltasar vieron la Estrella del Oriente, la cual anunciaba el nacimiento del Mesías, aunque no fue hasta dos años después que arribaron con sus regalos.

Se crío en Nazaret, un pequeño pueblo (desaparecido)

Este pueblo tenía menos de 400 residentes cuando llegaron Jesús y sus padres. El pueblo aparece únicamente en el Evangelio según San Juan, en donde se refiere de esta forma -¿Puede salir algo bueno de Nazaret?-

No era carpintero

La profesión de Cristo era tekon, que en griego significa carpintero, aunque los expertos la referencian más como albañil o artesano.

Los soldados romanos que lo crucificaron, se disputaron su túnica

El Mesías llevaba puesta una túnica de lino, la cual no poseía costura, de solo un tejido de arriba-abajo. Este estilo de vestimenta era utilizada exclusivamente por personas de buena posición, su valor era tan grande que luego de crucificarlo, los romanos hicieron una apuesta para ver quién de quedaba con ella.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR