Después de haber pasado por el reconocimiento como Patrimonio Cultural de la Nación, ahora la música vallenata tradicional del Magdalena Grande obtiene otra victoria: su inclusión en la Lista de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la Unesco que señala su necesidad de salvaguardia urgente.

La noticia se dio a conocer esta mañana desde Namibia (África) donde se reunió el Comité Intergumental de Patrimonio Inmaterial de la Unesco, en el que representantes de 23 países estudian y aprueban las propuestas postuladas.

Por medio de un comunicado del Ministerio de Cultura, el director de Patrimonio, Alberto Escovar, afirmó: “Este reconocimiento representa una oportunidad para que el mundo promueva el aporte del vallenato al fortalecimiento del diálogo intergeneracional y el respeto por las matrices melódicas de una música que se construye a partir de la realidad y la cotidianidad, y para que apoye las acciones para hacer frente a las amenazas que aquejan la música del vallenato tradicional”.

Este reconocimiento tiene detrás un trabajo de cerca de tres años –comenzó a gestionarse desde el 2013– como paso posterior a la aprobación del Plan Especial de Salvaguardia, Pes, aprobado por el Consejo Nacional de Patrimonio que inscribió este folclor colombiano en la Lista Representativa de Patrimonio Cultural Inmaterial del ámbito nacional.

El PES fue la base de la  postulación ante la Unesco. En él se identificaban los riesgos que corren las raíces de la música tradicional vallenata y se proponían unas líneas de acción en las que se ha venido trabajando desde entonces entre el Clúster de la Cultura y la Música Vallenata –organización que ha liderado este proyecto desde la región– y el Ministerio de Cultura.

Entre las líneas de acción urgentes pensadas para salvaguardar el vallenato tradicional se incluyeron la transmisión de conocimientos (formación, investigación y memoria) en busca de recuperar la memoria, el fomento de políticas y normas que promuevan organizaciones dedicadas a fortalecer “la creacción, promoción y circulación” de esta música, la promoción, difusión y comercialización, y, en cuarta medida, el seguimiento y evaluación de este proceso.

La primera postulación se dio en el 2014, con el envío del expediente que solicitaba la inclusión en la lista, por parte del Gobierno colombiano. El vallenato tradicional se suma así a otras expresiones culturales colombianas incluidas en la lista como las Fiestas de San Francisco de Asís o San Pacho (Quibdó); el sistema normativo wayú aplicado por el palabrero Putchipu’ui; las músicas de marimba y cantos tradicionales del Pacífico Sur de Colombia, He Yaia Keti Oka; el conocimiento tradicional (Jaguares de Yuruparí) para el manejo de los grupos indígenas del río Pirá Paraná; el paisaje cultural cafetero, el Qhapaq Ñan o Sistema Vial Andino, además del  Carnaval de Barranquilla, las procesiones de Semana Santa de Popayán, el Carnaval de Negros y Blancos de Pasto y el espacio cultural de San Basilio de Palenque.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR