La razón de nuestra existencia es el Sol. Aunque paradójicamente, es también el elemento del Sistema Solar que tiene más maneras de causar nuestra destrucción si se llegaran a dar las circunstancias propicias.

Una de estas eventualidades sería su desaparición. ¿Qué pasaría si de repente desaparece la estrella que calienta la Tierra?

No podría existir ningún desastre tan inmenso que sea capaz de destruir el Sol y no destruya a su vez gran parte del Sistema Solar.

Si bien en la actualidad la desaparición del Sol se trata de un tema de pura Ciencia-Ficción, en el portal Solar Centre han elaborado una cronología de lo que pasaría en el hipotético caso que desapareciera esta estrella y el resto de planetas permanecieran en su posición actual. Lo que a continuación mencionaremos es literalmente “desolador”:

9 minutos

Sin el Sol, no quedaríamos a oscuras inmediatamente. La luz demora 8 minutos y 20 segundos en llegar del Sol a la Tierra. Luego de ese tiempo, todo el planeta quedaría sumido en una noche absoluta. Perderíamos de vista a la Luna porque su luz se origina también del Sol, pero en su lugar podríamos observar un espléndido cielo colmado de estrellas (claro, siempre y cuando no estemos en alguna ciudad).

nueve-minutos-sin-sol
Foto: Nicholas Roemmelt (Alemania)

La velocidad a la que se mueve la gravedad equivale a la de la luz. Sin atracción solar, la Tierra saldría de su órbita y empezaría a moverse en línea recta a una velocidad aproximada de 110 mil kilómetros por hora. Aún así tardaría miles de años en llegar a la estrella más cercana, pero es incierto lo que le pueda suceder en el camino. Quizás choque contra otro objeto, tal vez resulte atraída por la gravedad de otra estrella, o incluso por algún agujero negro desconocido.

tierra-fuera-de-orbita
Simulación de cómo se mueve el Sistema Solar por el espacio siguiendo al Sol.

Media hora

Desaparecería la luz reflejada por otros planetas como Jupiter y además los perderíamos de vista. La oscuridad aumentará progresivamente a medida que el planeta esté más lejos.

media-hora-sin-sol
Imagen de Urano captada por la Voyager 2. Foto: NASA/JPL-Caltech

Una semana

Al perder el Sol, el enfriamiento no sería instantáneo, pero sí muy fuerte. Pasada una semana se alcanzaría una temperatura aproximada de cero grados Celsius en toda La Tierra.

Sin fotosíntesis, en cuestión de días o semanas morirían las plantas. Algunas como las secuoyas, por su gran tamaño, podrían sobrevivir un poco más, pero no escaparán del implacable frió.

una-semana-sin-sol
Foto: European Southern Observatory

Se interrumpiría la producción de oxígeno, aunque no nos afectaría de inmediato porque la atmósfera contiene una masiva reserva de este elemento.

Dos meses

Habrá muerto de hambre o frío la mayoría de los animales terrestres. Las criaturas subterráneas, los carroñeros, algunos peces y animales habituados a regiones frías tal vez sobrevivan un poco más de tiempo.

Un año

La temperatura media en el mundo estará por los -73 grados Cesius. Las únicas regiones habitables serían aquellas con intensa actividad geotérmica o volcánica, como la caldera de Yellowstone. El fondo del mar conservaría también temperaturas aptas para la vida.

Fuera de estos refugios, todo moriría antes de completar un año sin Sol.

dos-meses-sin-sol
Exploración del hielo menos profundo de la Antártida mediante un robot SeaBED AUV. Foto: WHOI

Tres años

La superficie del océano estaría congelada completamente. Por fortuna, el hielo es buen separador, por lo que el agua bajo esta capa de hielo se podría conservar en estado líquido durante unos 4.000 millones de años.

tres-anos-sin-sol10 a 20 años

Sería tan extremo el frío en la superficie (-240 grados Celsius aproximadamente) que sobre ella comenzarían a caer y a condensarse los gases de la atmósfera, en un comienzo como una especie de rocio, y luego como nieve. Terminaría por colapsar la atmósfera en su totalidad y cubriría el planeta de hidrógeno, oxígeno y otros gases solidificados.

20-anos-sin-sol
Foto: Nautilus Expedition.

Luego de 20 años continuaría existiendo vida en la Tierra por que los organismos extremófilos de las profundidades del mar no requieren luz para sobrevivir y sirven de alimento a moluscos y pequeños peces.

Tal vez el ser humano, si consiguiera la manera de sobrevivir a esas profundidades en ambientes protegidos, pueda cosechar en ese ecosistema algo comestible.

¡Compártelo en tus Redes!

FUENTEGIZMODO
COMPARTIR