Cada vez es más común la idea de pretender lucir los dientes blancos y pulcramente relucientes, pero ¿cómo lograr esto?

Pues bien, aquí analizaremos las razones más frecuentes por las cuales los dientes tienden a mancharse, de este modo te será más fácil poder identificar exactamente cuáles son las acciones que deberás tomar para poder blanquear tus dientes con éxito y sin riesgos.

Los factores internos en el color de tus dientes

Es imprescindible que comprendas que el primer responsable de la coloración de tus dientes es tu propia genética y contra ella no hay nada que puedas hacer.  El tipo de esmalte y el color del marfil de tus dientes es un carácter específico que has heredado de tus padres, por lo que te será inútil luchar contra eso, lo cual no significa que no puedas igualmente disfrutar de una dentadura saludable e impecable, aunque tal vez jamás llegues a ver tus dientes tan blancos como pretendas.

¿Tienes los dientes más amarillos que el mismo SolEntre algunos aspectos que pueden heredarse en la apariencia de tus dientes se encuentran la dentinogénsis, la cual afecta a la formación del esmalte y la amelogénesis, que influye en la constitución de la dentina, soliendo dar una coloración amarillenta que puede llegar hasta el marrón.

También existen alteraciones propias del sistema endocrino, particularmente de las hormonas tiroideas, que pueden afectar al color de los dientes, por lo que sirve como señal preventiva para detectar este tipo de alteraciones, en cuyo caso lo más recomendable es acudir al endocrino antes que al odontólogo.

Colorantes externos para tus dientes

Muchos son los comentarios que existen en torno a cómo ciertos alimentos pueden afectar a la apariencia de los dientes, pues bien, eso resulta cierto, aunque no siempre se reconocen cuáles de ellos son los que nos puedan estar afectando.

El café, el té, las gaseosas obscuras y el vino tinto están siempre en el blanco contra el blanqueamiento de los dientes, sin embargo, también pueden estarte afectando los pigmentos colorantes de otros alimentos, que bien pudiesen ser pigmentos naturales o químicos, así que revisa con cuidado los alimentos procesados que sueles consumir con mayor frecuencia, ya que en ellos podría estar la clave.

Por otro lado, los vegetales también tienen una gran carga de pigmentos en su mayoría, así que si estás tratando de blanquear tus dientes, considera con cuidado la forma y horario en el cual consumas tus alimentos.

Existe un factor que pasa siempre desapercibido a la hora de evaluar las condiciones de la salud, y no sólo de la bucal, sino de todo el organismo, y es que pese a su vital importancia, la calidad del agua que consumimos muy raras veces es tomada en cuenta por los especialistas, por lo que te recomiendo indagar en las características del agua que estás consumiendo, ya que la cantidad de flúor presente en ella juega un papel muy importante para la aparición de posibles manchas, las cuales delatan un exceso de flúor en tus dientes, denominado fluorosis.

El color de los dientes también puede verse alterado como consecuencia de la reacción de algunos medicamentos, en especial de ciertos antibióticos como la tetraciclina, que pueden hasta afectar al propio proceso de formación de los dientes.

Aunque parezca increíble, los enjuagues bucales no siempre son unos aliados muy recomendables, particularmente si deseas blanquear tus dientes, ya que en general estos productos suelen hacer que los dientes más bien se tornen amarillentos.

Diversos procedimientos odontológicos, como la colocación de las amalgamas y la endodoncia, para que el nervio del diente muera, hacen que el color del diente afectado se vea alterado, obscureciéndose con el paso del tiempo.

Ciertos traumatismos severos en la mandíbula o la maxila, hacen que la sangre se coagule en el interior de los dientes, afectando de manera considerable su color desde su interior, por lo que es muy complicado blanquear en estas circunstancias.

El envejecimiento también afecta la apariencia de los dientes, con el paso de los años, éstos suelen ir tomando un color amarillento de manera natural y esto se debe a todos los factores que a lo largo de la vida están incidiendo sobre ellos, cambiando imperceptiblemente su composición.

Sea cual sea tu caso, la adecuada orientación de tu dentista de confianza te permitirá desarrollar las estrategias más acordes a tu necesidad, para que logres blanquear tus dientes, sin caer en riesgos innecesarios, por lo que no debes dejarte llevar por publicidades engañosas de productos que prometen falsamente brindarte un blanqueamiento como velo de novia como por arte de magia, con lo cual no sólo podrías perder tu dinero, sino también la verdadera salud de tu boca en general, así que es mejor que te guíes por lo sano, dejando a un lado la blancorexia, término que se le ha dado a la obsesión por tener dientes blancos y aprendas a disfrutar de la verdadera naturaleza de tus dientes, ya que lo que irradies con tu sonrisa dependerá de tu propia actitud y no del color de tus dientes.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR