dieta japonesa

De lo que se conoce y menciona popularmente sobre los japoneses, entre otras cosas, es que viven de manera saludable por muchos años. Nadie determina exactamente en qué radica su longevidad, pero los especialistas creen que se relaciona con la alimentación, publica el ‘Daily Mail’ en un artículo.

El diario agrega que se cree que los platos predilectos de celebridades como Madonna y Victoria Beckham (‘miso’, ‘sushi’ y encurtidos de verdura) son el secreto de su “radiante figura”.

La británica Cassandra Barns, especialista en nutrición explica por qué se debería seguir una dieta japonesa y sus cinco principales alimentos que nos ayudarían a prolongar nuestras vidas.

Pescado

pescadoSegún la especialista, el pescado es una fuente importante de ácido graso omega 3, que contribuye directamente en la salud del corazón. Este compuesto también favorece al cerebro y la visión; ayuda a reducir las inflamaciones que comúnmente se presentan en la mayoría de enfermedades crónicas, desde artritis hasta trastornos cardíacos y alzheimer. Igualmente el pescado es rico en selenio, un esencial elemento que aporta antioxidantes y ayuda a fortalecer el sistema inmunológico.

Soja fermentada

misoSe cree que uno de los secretos de la salud de las japonesas es el consumo de alimentos de soja fermentada. Algunos de los compuestos que contienen estos alimentos actúan como fitoestrógenos, elementos vegetales que ejercen en el organismo un efecto similar al de los estrógenos.

El consumo regular de isoflavonas de soja está asociado con un menor riesgo de cáncer de seno y cáncer de endometrio en mujeres después de la menopausia. Las isoflavonas también ayudan a mejorar la densidad mineral ósea, reducen el riesgo de osteoporosis y fracturas y favorece la salud cardiovascular.

“En lugar de consumir simplemente soja, los japoneses tienden a consumir alimentos típicos de soja fermentada como el miso, el tempeh y el natto”, indicó Barns.

“Uno de los beneficios del proceso de fermentación es que las isoflavonas adquieren de manera natural una característica que las hace más fáciles de asimilar por el cuerpo”.

“También aumenta el contenido de vitamina K2, que desempeña un papel importante en la salud ósea y en el funcionamiento del corazón”.

Algas marinas

algas-marinasConocidas popularmente como verduras de mar, las algas marinas son ricas en minerales fundamentales para nuestro sistema inmunológico, como el zinc, el yodo, el calcio, el magnesio y el potasio, que “muchos de nosotros no obtenemos en una dieta normal, incluso comiendo verduras por montón, debido a que se encuentran escasos en el suelo que crecen”, aseguró la especialista en nutrición.

Té ‘matcha’

te-matchaEs una variedad tradicional de té verde japonés en forma de polvo, con una concentración alta de un tipo específico de flavonoides denominado catequinas que elevan las defensas antioxidantes de nuestro organismo. También contribuyen en la protección de enfermedades degenerativas como el alzheimer, los trastornos cardíacos y el cáncer.

Barns agrega que “el té matcha contiene cantidades significativas de teanina, una sustancia que actúa como relajante mental y que puede ayudar a proteger de los efectos negativos del estrés”.

Encurtidos de verdura

encurtidos-de-verduraLas verduras fermentadas en vinagre de manera tradicional son una gran fuente de probióticos naturales. Estos pueden favorecer la salud digestiva ayudando a digerir y absorber los nutrientes de los alimentos que consumimos beneficiando al mismo tiempo todas las áreas de nuestra salud.

Además, no sólo ayudan a combatir las infecciones, sino también contribuyen a prevenir los padecimientos asociados con el exceso de actividad del sistema inmunológico, como enfermedades autoinmunes.

No obstante, Barns señala que “no es lo mismo las verduras encurtidas que pueden adquirirse en un supermercado a las que de manera tradicional se fermentan con vinagre, por lo que si realmente se quiere seguir una dieta japonesa, tendríamos que hacer el proceso nosotros mismos”.

¡Compártelo en tus Redes!

FUENTEDAILY MAIL
COMPARTIR