Este síndrome particular es causado por la partida de los hijos de las casas de sus padres y se puede manifestar en molestias físicas y emocionales. Por lo general aparece en la partida del último de los hijos y se puede desarrollar en uno de los padres o en ambos al mismo tiempo, y si no es tratado a tiempo puede causar problemas mentales más graves.

Los síntomas más frecuentes son la tristeza, la soledad, incertidumbre y, lo más importante, una sensación de vacío que no se puede explicar. Ante estos cambios repentinos lo mejor es adaptarse y buscar ayuda profesional; es un camino difícil pero no imposible de superar. Además, esta puede ser una nueva oportunidad para hacer cosas nuevas en pareja o para darse lujos que antes no podían.

Cómo superar este síndrome

Busca información

Trata de estar informado sobre cómo se produce, a quienes afecta, cómo evitarlo y si crees que la información obtenida no te es suficiente busca a un especialista. Debes estar consiente que es una etapa por la que pasan todos o la mayoría de los padres y que puede durar entre un año y un año y medio. Puedes sentirte cansado y sin ganas de hacer algo, pero si estos síntomas son muy agudos lo mejor es ir directamente con el psicólogo.

Ten contacto constante con ellos, pero no demasiado

Durante las primeras semanas es importante estar en contacto, pero si sobrepasas su límite terminaras agobiándolos. Trata de llegar a un acuerdo con ellos como que ellos te llamen a ti o solamente llamarlos dos veces por semana, así ambos estarán tranquilos.

Realiza nuevas actividades

Ahora es el momento de realizar todo aquello que nunca pudiste hacer, tener una mascota, tomar clases de pintura o de cocina… en fin, muchas otras opciones. Si eres una persona que aun trabaja, no te centres tanto en esa actividad lo único que lograrás es sentirte más triste y vacío, en lugar de eso has actividades nuevas. Aunque si eres casado lo mejor es pasar tiempo con tu pareja y hacer actividades juntos así podrán renovar su relación.

Ayuda a otras personas

Una buena forma de aprovechar el tiempo libre es incluirte en obras de caridad o siendo voluntario en algún programa, todo esto con el fin de ayudar a alguien más. Te sentirás útil, querido y feliz.

Enamórate otra vez

Después de la despedida de los hijos las parejas pueden pasar por momentos difíciles, más si sólo estaban juntos por ellos. No dejes que este suceso sea la causa de separación, al contrario, haz que sea una nueva oportunidad para conocerse y volverse a enamorar.

Qué debes evitar

Si en algún momento tus hijos no pueden pasar tiempo contigo, sobre todo si se trata de una fiesta especial, que ellos no noten tu preocupación ni tu tristeza, eso sólo los hará sentirse culpables. Lo mejor sería buscar alternativas cómo estar en otra fiesta con otras personas o viajar.

Sabemos bien que es una etapa difícil, pero trata de enfocarte en los aspectos positivos y siéntete feliz por haber educado a tus hijos para ser independientes. Un último consejo antes de la partida de tus hijos es que los dejes ser más independientes en los últimos meses, así no resentirás tanto su partida.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR