Gastar dinero en productos o servicios que ayuden a expresarnos tal cual somos, podría considerarse tan importante para nuestro bienestar como tener un gran trabajo, contar con grandes amistades o poseer una familia perfecta.

Científicos expertos de la Universidad de Cambridge, han determinado que el dinero es capaz de comprar nuestra felicidad, contrariándose a la actual creencia, la cual sostiene lo opuesto. Una investigación reciente realizada por un grupo de científicos han estudiado más de 77 mil transacciones de 625 integrantes. Tras este estudio, pudo revelarse que aquellos individuos que gastaban más dinero en las compras reflejaban una felicidad mayor en su personalidad.

La investigación, dividió los gastos en 5 categorías, conforme a los rasgos de personalidad: simpatía, extraversión, actitud receptiva en base a nuestras experiencias, diligencia y neuroticismo. Un claro ejemplo es el hecho de cenar en bares, el cual fue catalogado de extrovertido, mientras que cuidar de mascotas fue considerado como simpático.

Al analizar las compras de los encuestados y compararlas con sus personalidades, los expertos pudieron observar que quienes abonaban más dinero por cosas que se identificaban con sus gustos personales, eran más alegres y felices. “El gasto puede incrementar nuestro gozo cuando lo realizamos en servicios o productos los cuales se adaptan a nuestra personalidad, satisfaciendo las necesidades psicológicas” afirma Joe Gladstone, coautor y colaborador de la investigación, citada en la famosa revista Psychological Science (Ciencia de la Psicología).

Además, según la estudiante de Psicología en la Universidad de Cambridge, Sandra Matz, los descubrimientos han demostrado que “gastar dinero en productos o servicios que nos consigan expresar lo que somos podría considerarse tan relevante para nuestro bienestar, como lo es la búsqueda de un trabajo idóneo, un barrio bueno para poder vivir, o incluso contar con socios y amigos adecuados”.

¿Crees que tu felicidad la puedes conseguir con dinero?, esperamos tu comentario.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR