La obsesión por la perfección estética llegó a las partes íntimas y al parecer, abarca todas las edades. ¿Cuáles son las cirugías a las que ellas acceden para tener una vagina perfecta, cómo se realizan y qué riesgos tienen?

Ya sea por lucir mejor en traje de baño o en ropa ajustada, o por sentirse seguras en la intimidad, cada vez más mujeres están dejando en manos de un cirujano plástico, la alternativa de tener una vagina ideal. Aunque muchos expertos sugieren que los famosos, donde no puede faltar Kim Kardashian, tienen una gran influencia sobre esta tendencia, y el otro factor importante son las redes sociales y el afán de mostrar todo.

La Sociedad Americana de Cirugía Plástica y Estética (ASAPS) destacó que hay una tendencia al alza en las cirugías de vagina, como la labioplastía y la de implante de siliconas o reconstrucción de los glúteos.

En 2013, los cirujanos certificados por la ASAPS en Estados Unidos, realizaron más de 10 millones de procedimientos cosméticos estéticos quirúrgicos y no quirúrgicos .

En general, las cirugías estéticas se han incrementado en un 6,5%, es un aumento significativo que sugiere que las personas están invirtiendo cada vez más en su apariencia.

Pero algunas aumentaron más que otras, Los procedimientos de labioplastía aumentaron el 44% en 2013. Ésta es una operación realizada en los labios que rodean la vagina, donde lo que se busca es cambiar el tamaño o forma de los labios vaginales, para que sean más pequeños o corregir la asimetría.

Las cirugías estéticas más íntimas

“Más mujeres están eligiendo estos procedimientos como medio para lograr un estándar de belleza que consideran apropiado para ellas, sin embargo también se hacen labioplastías para corregir problemas relacionados con su capacidad para funcionar sexualmente, para llevar a cabo tareas diarias tales como el ejercicio, o simplemente porque tienen un malestar ” dijo Michael Edwards, de la ASAPS.

Y cada vez más profesionales la practican. El número de cirujanos que están realizando labioplastías aumentó de 21% a 29% en el último año.

“La realidad es que las mujeres han estado reparando de manera diferente en esa zona durante en los últimos 10 años, muchas eliminaron el vello púbico, y en consecuencia, se están dando cuenta cómo luce esa zona. Muchas de mis pacientes quieren lograr un aspecto limpio y suave como lo harían con su cara y sus axilas”, expresó Christine Hamori, miembro de ASAPS y especialista en labioplastía.

Una cirugía en alza

La labioplastía es “uno de los procedimientos cosméticos más populares y de más rápido aumento” dijo Jennifer Walden, cirujana plástica estética y portavoz de la ASAPS.

Para Walden, muchas mujeres lo hacen no sólo por la estética, sino por molestias reales durante su higiene, relaciones sexuales o al hacer deporte. Y en lugar de sufrir en silencio, se deciden a hacerlo.  “Las mujeres son ahora más conscientes de que tienen opciones y eso ha llevado a romper tabúes” declaró.

“He atendido a niñas de 16 años preocupadas por el tamaño o aspecto de su vagina, y hace poco recibí a una mujer de 75 años, quien llegó con su esposo, para discutir las opciones quirúrgicas después de tener problemas con la lubricación vaginal” dijo Walden a Daily Mail.

Pero aclaró que por lo general la mayoría de las mujeres buscan el procedimiento después del parto, algo frecuente entre aquéllas de 20 a 30 años.

Rejuvenecimiento vaginal

También conocida como cirugía plástica genital femenina o cirugía estética vaginal, combina vaginoplastia (endurecimiento de la vagina) y/o labioplastia o vulvoplastía (remodelación de la vulva) y se ha convertido en una opción cada vez más popular para las mujeres.

Para las que desean una reconstrucción después del parto, por una pérdida de peso significativa, por el envejecimiento o por lesiones en las estructuras genitales, el procedimiento ofrece una mayor confianza en sí misma y más confort, informa la ASAPS.

¿Cuándo se recomienda?
  • Si los contornos de la estructura vaginal se han alterado y esto se prolonga.
  • Si la mujer experimenta dolor o dolor con la actividad sexual, al montar en bicicleta o a caballo.
  • Si los efectos de múltiples partos vaginales han dado lugar a una disminución de la sensibilidad durante el coito.
Pros

– La vagina volverá a tener la firmeza que tenía en la juventud o antes de los embarazos.
– La estética conseguida puede aumentar la autoconfianza.
– El uso de ropa como los bikinis o ropa interior, serán más placenteros y sin complejos.

Contras

– Pueden producirse desde una lesión de la vejiga hasta hemorragias e infecciones.
– La mujer y su pareja pueden necesitar algún tiempo para adaptarse a las nuevas sensaciones que resultan de las paredes vaginales apretadas.

Antes de decidirte, por favor consulta con un cirujano plástico estético, aconseja la ASAPS.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR