Dos padres y un hijo, ¿una familia ‘normal’?

En el mundo contemporáneo las parejas y las familias son muy cambiantes, sobre todo por la diversidad sexual. Este es un tema que, a pesar de existir desde los años sesenta, ha marcado un reconocimiento en 2015. El pasado año marcó un hito al ser aceptado el matrimonio sexodiverso en una gran cantidad de países, entre los que se encuentra Estados Unidos.

Y es que en la contemporaneidad no debería existir ningún tipo de adversidad cuando se trata de tipos de sexo, pues estamos en una cultura donde el sexo es una constante, se vende y está al alcance de todos.

Sin embargo, existe una cantidad de prejuicios injustos en lo concerniente al desarrollo de una familia a partir de dos padres del mismo sexo. Es preocupante ver cómo una cultura puede basarse más en elementos tan banales como la posibilidad natural de que dos personas de un mismo sexo tengan un hijo. Hoy en día existen diversas alternativas para que este tipo de parejas puedan tener sus hijos, bien sea adoptando, utilizando el útero de otra persona (método empleado por las mismas tradicionales que tampoco pueden tener hijos), la unión de los genes por medio de incubaciones, entre otras opciones.

Ante estas actitudes es importante destacar que toda persona tiene derecho a amar a quienes desea y hacerlo de la mejor forma. En el caso de una adopción, se le otorga al niño una familia con la que puede llegar a ser muy feliz. Las familias establecidas por madres o padres del mismo sexo son las mismas a las que la población está acostumbrada, no debería ser en ningún caso alarmante en una contemporaneidad donde todo es cambiante y la diversidad sexual ha marcado un antes y un después.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR