Imodium o Loperamida, es el nombre de un remedio utilizado para tratar los síntomas diarreicos, aunque de acuerdo con los expertos, su consumo excesivo se está transformando en una rutina muy peligrosa.

Los expertos advierten que muchas personas utilizan estos medicamentos para drogarse o para lidiar con la adicción a analgésicos.

En dosis prescritas, la Loperamida es muy segura, el verdadero problema surge cuando esta se consume en grandes cantidades, ya que puede ocasionar efectos secundarios colaterales, como problemas cardíacos, respiratorios o incluso la muerte.

La nueva y peligrosa práctica de drogarse con fármacos contra la diarrea - 4
Un estudio publicado en la revista Annals of Medicine Emergency, describe el caso de dos individuos que fallecieron por el consumo excesivo de Loperamida.

Según el autor de dicho estudio, William Eggleston, “el hecho de que esta droga sea económica y accesible al público contribuyen para su consumo excesivo”.

“Las personas que buscan automedicarse ante los síntomas de abstinencia abusan de esta droga con consecuencias que a menudo desencadenan en la muerte. La loperamida en dosis terapéuticas es muy segura, pero en dosis altas puede ser fatal”

Moda que crece

Según Eggleston, la cantidad de personas que abusan de esta droga se multiplicó 10 veces entre el 2010 y el año 2011.

El experto afirmó que la mayoría de las entradas debatían sobre el uso de la loperamida para tratar adicciones a la morfina y la heroína.

La nueva y peligrosa práctica de drogarse con fármacos contra la diarrea - 3Y desde ese momento, la moda ha crecido. Entre el 2011 y el 2015, las llamadas al Centro de Intoxicación del Estado de Nueva York han crecido un 700%. Cifras que se reflejan además en el sistema de datos nacional de intoxicaciones que marcan un incremento mayor al 70% en las llamadas de personas que ingirieron esta droga intencionalmente entre el 2011 y el 2014.

“La población creciente de pacientes adictos, está buscando alternativas de drogas, de acuerdo con la nueva legislación que limita el abuso de estupefacientes prescritos” dijo Eggleston.

Dos casos mortales

Este estudio describió dos casos fatales, el de un hombre de 39 años y otro de 24, quienes ingirieron loperamida en un desesperado intento por tratar sus adicciones. Ambos tenían una gran sobredosis de esta droga y a pesar de los intentos médicos perecieron.

Los pacientes fueron tratados con RCP, naloxona y soporte vial cardíaco avanzado. De acuerdo con los informes, el corazón del joven de 24 años jadeó antes de colapsar lo que marcó un súbito cambio irregular del latido.

Eggleston remarcó la importancia de alertar a los servicios de salud acerca de este abuso creciente que cada día tiene más víctimas.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR