Un estudio publicado en la revista Journal of Women’s Health realizado por un equipo de científicos italianos de la Universidad de Padua y el Instituto de Neurociencias encabezado por Caterina Trevisan, afirma que existe una estrecha relación entre el estado civil y la salud de las mujeres.

Al parecer, con los años, la vida matrimonial afecta negativamente la salud de las mujeres, haciéndolas más débiles. Entre las consecuencias que pueden observarse, se encuentran la pérdida de peso involuntaria, gasto diario de energía y agotamiento físico y mental.

El estudio citado consistió en observar a 1.887 personas mayores de 65 años por más de cuatro años y llevó a la fehaciente conclusión de que las mujeres que se mostraban más sanas y menos propensas al debilitamiento eran viudas, contrario a lo que pasa en el caso de las mujeres casadas (no aplica lo mismo para los hombres).

La razón que se dio para explicar esta situación es que las mujeres casadas, normalmente se dedican a cuidar de sus esposos, por eso se agotan más. Por otro lado, aunque las viudas experimentan estrés ante la pérdida de su cónyuge, le hacen frente a esta situación mucho mejor que los hombres, quienes corren mayor riesgo de depresión.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR