A lo largo de la historia, el café ha sido considerado como una ventaja y un vicio para nuestra salud. El último estudio se inclina a favor de la ventaja: este dice que beber café, ya sea normal o descafeinado, puede reducir el riesgo de muerte.

Los investigadores comenzaron con datos de encuestas que hicieron con adultos en Estados Unidos a quienes les preguntaban cuánto café consumían, así como otros alimentos y bebidas, y luego estudiaron sus tasas de mortalidad y enfermedad durante las siguientes dos décadas.

El estudio fue amplio; incluía a más de 200.000 mujeres y 50.000 hombres.

Al principio, los investigadores no vieron una relación evidente entre el consumo de café y las tasas de mortalidad. Los participantes del estudio que bebían de menos de una taza a tres tazas de café al día, presentaron de 5% a 9% menos de riesgo de muerte que aquellos que no bebieron café. Aquellos que bebieron más de tres tazas al día, no vieron ningún beneficio. El hallazgo fue turbio, como en estudios anteriores, algunos de los cuales sugirieron un beneficio y otros no.

Pero cuando los investigadores vieron el consumo de café solo entre personas que dijeron que nunca habían fumado, la relación quedó mas clara: aquellos que bebieron de menos de una taza a tres tazas de café al día, presentaron de 6% a 8% menos de riesgo de morir que los que no bebían café. Aquellos que bebieron de tres a cinco tazas y más de cinco tazas presentaron tasas menores de mortalidad, de 15% a 12%.

“El riesgo menor de mortalidad concuerda con nuestra hipótesis de que el consumo de café podría ser bueno para ti (porque) hemos publicado documentos que muestran que el consumo de café está asociado con un menor riesgo de padecer diabetes tipo 2 y enfermedades del corazón”, dijo Ming Ding, una estudiante de doctorado en el departamento de nutrición de la Escuela de Salud Pública de Harvard. Ding es la autora principal del estudio, el cual fue publicado el lunes en la revista Circulation.

Lograr ver la relación entre el consumo de café y la menor tasa de mortalidad pudo haber resultado difícil debido a que el café y el cigarro a menudo van de la mano, y cualquier beneficio asociado con el primero pudo haber quedado anulado con el segundo. Aunque a los participantes del estudio se les preguntó sobre su hábito de fumar, podría haber existido una tendencia, en especial entre los que fuman mucho, de subestimar la cantidad promedio de cigarrillos que fumaban al día, dijo Ding.

too-much-caffeine

¿Qué hay detrás de la menor tasa de mortalidad?

Es posible que la gente que bebe mucho café tenga dietas más saludables en general y que beba menos gaseosas, lo cual ha sido relacionado con tasas más altas de mortalidad y enfermedades del corazón, o que ellos tengan dietas más saludables en general.

Pero no es probable que eso sea lo que relacione el café con las tasas menores de mortalidad… los investigadores tomaron en cuenta los beneficios de la salud al tomar menos gaseosas y comer bien. Ellos también tomaron en cuenta el hecho de que es más probable que las personas que toman café tengan vicios tales como beber alcohol y comer carnes rojas.

Al menos, algunos de los beneficios para la salud asociados con el consumo de café son probablemente un resultado directo de los ingredientes del café, dijo Ding. Este contiene sustancias químicas como lignanos y ácido clorogénico que podrían reducir la inflamación y ayudar a controlar el azúcar en sangre, y ambos podrían ayudar a reducir el riesgo de enfermedades del corazón.

En armonía con esta posibilidad, Ding y sus colegas encontraron que era 10% menos probable que los bebedores de café murieran por enfermedades del corazón. Ellos estaban también entre quienes tenían entre 9% y 37% menos probabilidad de morir por enfermedades neurológicas tales como la enfermedad de Parkinson y demencia.

Los investigadores también descubrieron que los participantes del estudio que bebieron al menos una taza de café diaria tenían tasas entre 20% y 36% menores de suicidio, y aquellos que bebieron menos de una taza presentaban tasas 36% mayores.

Varios estudios han insinuado una relación entre el consumo de café y tasas menores de suicidio, pero fue un poco inesperado verlo, dijo Ding. No queda claro si los químicos en el café tienen un efecto directo en la salud mental o si las personas que beben mucho café tiene mayores tasas de empleo o cierto estilo de vida asociado con tasas menores de suicidio, agregó.

Aunque estudios previos han sugerido que beber café puede proteger contra algunos tipos de cáncer como el de próstata o de hígado, el estudio actual no encontró menores tasas de cáncer entre los bebedores de café.

Sin embargo, puede que no hubiera un número elevado de muertes por tipos específicos de cáncer, como el de hígado, como para ser capaces de ver la diferencia entre bebedores y no bebedores de café, dijo Ding.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR