Según los expertos de varias organizaciones internacionales y estadounidenses, el colorante artificial de la Coca-Cola, conocido como Caramelo IV, puede provocar cáncer.

El colorante Caramelo IV se añade al refresco para darle el característico color negro. Al calentarse, este componente genera subproductos conocidos como 2-metilimidazol y 4-metilimidazol (2-MI y 4-MI). Es precisamente este último el que se cree responsable de provocar cáncer, informa el sitio web Sin Embargo.

La Agencia Internacional de Investigación de Cáncer, una rama de la Organización Mundial de la Salud, incluyó este colorante en la lista de productos que causan cáncer en animales y no descartó la posibilidad de que también afecte a los humanos.

Además, el estado estadounidense de California mostró los frutos de su lucha contra la utilización de este subproducto: la Agencia de Protección Ambiental de California (OEHHA por sus siglas en inglés) añadió en 2011 al 4-MI en la lista de sustancias potencialmente cancerígenas, haciendo hincapié en que debe ser regulada. De esa manera, obligó a las empresas locales a etiquetar sus productos advirtiendo a los consumidores sobre las consecuencias de su consumo.

No obstante, pese a que las diferentes organizaciones internacionales llaman la atención a la peligrosidad de esta sustancia, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA, por sus siglas en inglés), responsable de las cuestiones de salud alimentaria a nivel nacional, aún no ha marcado este componente como nocivo.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR