Los beneficios del consumo de frutos secos

El consumo de los frutos secos han demostrado efectos positivos para el desarrollo del organismo, sobre todo por ser alimentos que debemos consumir crudos y con su piel, formando un gran conjunto de micronutrientes para el cuerpo aportando al cuerpo elementos favorable para la salud. Sin embargo, para disfrutar de todos sus componentes deben ser consumidos únicamente en su estado natural y no fritos, tostados o cocidos.3

Si mantenemos una ingesta regular de frutos secos como: las almendras, las avellanas, el maní, las nueves, el merey y el pistacho, estaremos agregando a nuestro organismo un mayor control del colesterol por el poder que tienen los componentes de los frutos secos sobre los lípidos y los triglicéridos, aparte de esto, son capaces de elevar los niveles de HDL en el colesterol protegiéndonos de que estos crezcan. Los frutos secos ayudan a la presión arterial y la glucemia la diabetes o síndromes metabólicos, también son grandes ayudantes de la digestión, debido que aumentan la velocidad de tránsito de los alimentos por nuestros intestinos.4

La mayoría de los frutos secos son considerados grasas sanas, contienen hidratos de carbono y son de altos valores calóricos, por esto el consumo debe ser limitado, son muy buenos para la salud, pero como todo no debe abusar de su consumo ya que al tener un gran aporte en energías contribuyen al desarrollo del sobrepeso y la obesidad, es recomendable agregarlos a las dietas como meriendas y no consumir una cantidad mayor de 30 gramos diarios. Sin alimentos altamente sugeridos para las personas que hacen muchos esfuerzos físicos o desarrollan cualquier disciplina de deporte en las que se requiera mucha movilidad muscular, los frutos secos les aportan la cantidad prioritaria a las energías y las calorías que sus músculos y organismo necesitan al momento de realizar cualquier actividad física.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR