La mayoría de la opinión coincide en que la nueva cinta biográfica de Steve Jobs es una descripción acertada de un hombre que callaba a gritos a sus colegas durante reuniones, era evidentemente impaciente y desestimaba las contribuciones de otros.

Sin embargo, el desaparecido jefe de Apple, es elogiado como quizá el más exitoso empresario de su generación.

¿Será que ser grosero, despiadado y ensimismado nos pone en posición ventajosa cuando se trata de ascender en el mundo de los negocios?

Todo lo contrario, según la profesora Christine Porath, de McDonough School of Business, de la Universidad de Georgetown, EE.UU.

“No le recomendaría a la gente que trate de imitar el estilo de Steve Jobs”, dice.

En su investigación, que abarca más de 20 años, los encuestados le comentaron que trabajaban con menos intensidad si los gerentes eran groseros con ellos.

Steve JobsAunque su estilo gerencial ha sido criticado, Steve Jobs sigue siendo elogiado mundialmente.

Estudios de laboratorio demostraron que estudiantes que eran despreciados por los profesores eventualmente tenían menos éxito con juegos de palabras.

Porath afirma que el comportamiento irrespetuoso de parte de jefes y colegas afecta la tasa de enfermedad y la salud mental, impide la creatividad y, sobre todo, disminuye la retención del personal.

Nada de lo anterior es un buen reflejo de los que están encargados.

“Lo que más escucho es: ‘si les grito, ¿acaso eso no los impulsa a obtener mejores resultados a corto plazo?'”

Señala que hasta el mismo Steve Jobs calmó su comportamiento cuando regresó a Apple para su segundo y más exitoso período con la compañía.

El jefe

David Rawlinson, fundador de Restaurant Property, una empresa que administra las ventas y alquileres de lugares para restaurantes en Londres, emplea nueve personas y afirma que algunas veces no ser cortés da resultados.

“Creo que uno debe saber cuándo ser firme con la gente”, expresa.

Jefe bullyEl jefe furioso, ¿motiva o aplasta?

“Perder los estribos es algunas veces un motivador muy poderoso y eso es algo que he tenido que hacer en el pasado”, dice.

“No me gusta hacerlo y creo que es un recurso de última instancia”, añade.

A pesar de expresar mal genio ocasionalmente, asegura que es cortés la mayoría del tiempo. Una vez al mes saca a sus empleados a “emborracharse, pasar un buen momento y a conocerse entre ellos”.

Pero sacar la garras, por ejemplo golpeando la mesa durante una reunión osoltar estratégicamente una rabieta, no siempre es una mala opción, según algunos.

El emprendedor e inversionista de riesgo Luke Johnson ha supervisado enormes cantidades de pequeñas y medianas empresas desde que vendió su primera compañía, Pizza Express, en 1999.

“Mi observación, de mi experiencia directa, es que para progresar la persona debe tener un destello de inflexibilidad”.

David Rawlinson

Dice que en su experiencia en la lucha diaria ha conocido muchos empresarios exitosos que no son especialmente amables pero eso generalmente es un síntoma de la presión bajo la que están.

“Creo que todos deberíamos respetar las cortesías sociales básicas y los que no lo hacemos -yo soy tan culpable como cualquier otro-, merecemos que nos reprendan”.

El empleado

Sarah (un pseudónimo) trabaja para un bufete internacional de abogados. Dice que en el ámbito del derecho corporativo paga ser fuerte.

“Esta es una industria donde ser muy egocéntrico es una ventaja en lugar de un obstáculo. En cuanto a caerle bien a tus colegas, es más un extra que algo necesariamente importante”, indica.

Luke Johnson

“La naturaleza del trabajo es tal que realmente recompensa el ataque frontal”, confiesa. “No es exactamente agresivo pero ciertamente hay gente que expresa muy fuertemente sus opiniones, gente que se hace sentir. Como esa es la naturaleza, no son muchos los que progresan si no se ajustan a eso”.

Sarah proyecta competitividad y entra en discusiones acaloradas con otros en la oficina, intentando ser “uno de los muchachos”.

Dice que ser jefe de una empresa es asunto serio, con responsabilidad por los empleados y pagos de nómina a final de mes. Así que no puedes gastar todo el tiempo deteniéndote en cada escritorio para preguntarle a la gente qué tal fin de semana tuvieron.

“Es probable que corras el riesgo de parecer desinteresada, brusca o impaciente”.

Añade que son generalmente los egoístas, aquellos que les gusta mandar, hasta el extremo de la arrogancia, los que tienen éxito.

“El liderazgo muchas veces tiene que ver con no prestarle atención a si tienes amigos o si le caes bien a la gente, sino con hacer lo correcto”, concluye. “Poner los sentimientos de la gente primero y la toma de decisiones correctas de segundo no es lo que yo llamo liderazgo”.

Nicolás Maquiavelo

Ben Dattner, preparador de ejecutivos y autor del libro sobre gerencia “The Blame Game” (“El juego de echarse la culpa”), coincide con Sarah.

“Maquiavelo decía que es mejor que un líder sea temido que amado”, subraya Dattner.

“Si tu ética e integridad te permiten tomar la ruta de ‘quiero ser temido’, eso tal vez te sirva en ciertos contextos. Podrá no ganarte el afecto de otros pero se trata de lograr objetivos”.

El consejo de le da a sus clientes es mantener su estilo natural y adaptarlo cuando sea necesario.

Mujeres vs. hombres

“La estrategia agresiva y contenciosa podría ayudarte a lograr algunas metas, en el corto plazo, pero si la gente no quiere trabajar para ti, tal vez sea el precio que pagues por ese tipo de estilo”.

Sin embargo, agrega, es igualmente negativo tratar de ser popular pero no lograr las metas.

Mujer ejecutiva

Dattner dice que los diferentes estilos gerenciales pueden servir dependiendo de las circunstancias. Si estás enfrentando decisiones cruciales respecto a la reducción de una organización o si intentas generar creatividad e innovación en una empresa creciente.

La mala noticia es que en ambos tipos de estrategia, amable o desagradable, hay un riesgo adicional si eres mujer.

Mujeres que tienden a ser muy colaboradoras por lo general son vistas como líderes ineficaces.

Pero, como Dattner reconoce: “Es más fácil que una mujer sea vista como una bruja que un hombre sea visto como un estúpido”.

Unos consejos de lo que debes tratar de evitar:
  • Abandonar una conversación antes de que haya terminado
  • Interrumpir
  • Burlarte del desempeño de alguien en frente de otros
  • Tomar el crédito del logro ajeno
  • Consultar tu teléfono cuando alguien te está hablando
  • Gritar y maldecir

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR