El crecimiento de la clase media de los países emergentes como Colombia está impactando las estrategias de los negocios de lujo, y estas personas se están convirtiendo en los nuevos validadores de las grandes marcas, aun si son nacionales de países en desarrollo.

En lo referente a la población del país,  se estima que el 4% tiene un ingreso anual de más de US$250.000 y esto representa potenciales y codiciados consumidores.

El lujo está encontrando mercado en países en Suramérica pues según Euromonitor el año pasado en América Latina se observó un crecimiento en las ventas y en el número de apertura de puntos de venta de lujo en la región. El informe también señaló que en los últimos dos años, esta industria creció un 25%. La cifra más alta en el mundo.

Además del crecimiento en las ventas de artículos de lujo, se tienen grandes expectativas en la región pues Ledbury Research, publicó recientemente los 80 países con mayor potencial para el desarrollo de la industria y Colombia clasificó entre los primeros 20 países.

Aunque no se tiene la misma proporción de posibles consumidores que en países desarrollados, las nuevas estrategias de mercadeo de la industria para conquistar nuevos consumidores ha ayudado a incrementar la demanda de lujo en el país, pues estas marcas segmentan los artículos de tal manera que desarrollan dos categorías: lujo asequible y lujo absoluto.

En el período entre el 2009 y 2014, esta diferenciación de productos se ha vuelto muy rentable y se ha implementado tanto en países desarrollados como emergentes. Como consecuencia, más marcas están ofreciendo un precio más asequible, así como un mayor nivel de precios para los productos de alta gama.

Igualmente, el rendimiento excepcional de los relojes Cartier y Bulgari y joyerías en Colombia están motivando a otras marcas internacionales a invertir en el mercado local.

Frente a la mayor presencia de compañías de lujo en el país, el director de mercadeo y relaciones públicas de Ferrari en Colombia, Steven Goldstein asegura que el marco arancelario de Colombia ha facilitado la entrada del lujo y comenta que “Antes no había acceso a las mejores marcas posiblemente por el tema de impuestos y aranceles en el país”.

También, a pesar de que Colombia como una proporción global del mercado de lujo supone un peso muy limitado, es probable que en largo plazo el país haga parte de un futuro cada vez más lujoso. En el pasado, la desaceleración económica en otros países generó apetito por conquistar a América Latina.

Es así como marcas como Tiffany & Co, Coach, Burberry, Hugo Boss, Dolce & Gabbana, Longchamp y Furla, y vehículos de alta gama  como Maserati, Porsche, y recientemente Ferrari, han visto un brillante futuro para el lujo en el país.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR