El Dorado, la leyenda que perturbó a los europeos

    La llegada de los europeos a tierras americanas provocó la masacre de los indígenas que habitaban el continente, debido a que los exploradores contaban con armas de fuego, los indios poco pudieron hacer para defenderse del brutal ataque.

    Una vez consolidado lo que sería el mayor saqueo de la historia en la humanidad, los europeos comenzaron a construir una extensión de su civilización en tierras americanas; sin embargo, existían muchas leyendas indígenas sobre tierras exuberantemente ricas, de donde se podía extraer oro líquido y así fue como los invasores tomaron interés por encontrar la ciudad que decían estaba hecha de oro puro.

    Según explicaban los indígenas, esta ciudad se hallaba localizada en lo que era el antiguo Virreinato de la Nueva Granada, uno de los lugares donde encontraron grandes minas de oro y diamantes. La leyenda de “El Dorado” —la ciudad construida en su totalidad con oro puro— tuvo su origen en la actual ciudad de Quito, capital de Ecuador, ya que los indígenas locales hacían referencia a una ceremonia llevada a cabo más al norte de este territorio.

    De acuerdo con el relato, “un rey se cubría el cuerpo con polvo de oro y realizaba ofrendas en una laguna sagrada”, esto despertó aún más la avaricia de los españoles, quienes empezaron diversas expediciones para encontrar la ciudad de “El Dorado”

    Actualmente se ha revelado que la ceremonia de la que se hablaba era llevada a cabo en la laguna de Guatavita, en la actual Colombia, y el pueblo que los expedicionarios buscaban era la localidad de Muisca. Hasta el siglo XIX los pueblos extranjeros siguieron buscando la ciudad de “El Dorado” sin éxito, internándose en territorio venezolano, ecuatoriano y hasta colombiano. Al final los indígenas se referían a un polvillo usado para una ceremonia religiosa y no a una ciudad completamente estructurada en oro.

    ¡Compártelo en tus Redes!

    COMPARTIR