Los precios del oro siguen una tendencia a la baja, lo que por lógica económica ha incentivado la demanda de este, sobre todo para el sector joyero en todo el mundo, especialmente en Asia.
De acuerdo con el Consejo Mundial de Oro, la demanda del metal precioso durante el tercer trimestre del año se ubicó en 1.121 toneladas, lo que significó un incremento del 8% con respecto al mismo periodo del 2014.

Pero además, la tendencia de la  creciente demanda se reflejó alrededor del mundo, sobre todo por los gigantes consumidores del metal precioso. En India, la demanda subió un 15% a 211 toneladas y China subió un 4% a 188 toneladas. Así mismo en Estados Unidos y el Medio Oriente también se vio un crecimiento de la demanda en un 2% y hasta un 8% respectivamente.

De acuerdo con el último informe del Consejo Mundial de Oro, la demanda global de joyería para el tercer trimestre fue de 632 toneladas comparado con las 594 toneladas en el tercer trimestre del año pasado, con un crecimiento del 6% interanual.

Según el informe, los consumidores en India, China, Estados Unidos y Medio Oriente se aprovecharon de los precios más bajos en julio y agosto. Esto fue particularmente evidente en India, en parte por las compras durante los festivales que empujaron la demanda de joyería que resultó en un aumento del 15% en la demanda de oro de 211 toneladas durante ese período. En el informe se asegura que la demanda mundial de oro por parte del sector joyero creció particularmente en una época tradicionalmente tranquila del año.

El Jefe de Inteligencia de Mercado del Consejo Mundial del Oro, dijo que “China e India siguen siendo las figuras dominantes en el mercado mundial de oro, lo que representa cerca del 45% de la demanda total mundial. Pero lo que fue particularmente notable en este trimestre es que la respuesta de los consumidores a la caída de precios fue una ocurrencia verdaderamente global. Hubo un aumento significativo de los lingotes y la demanda de la monedas en China y en toda Europa, pero fue en Estados Unidos, donde se vio un mayor crecimiento”.

En China, el mayor mercado del mundo de la joyería en oro, los precios más bajos y el Día de San Valentín en el 20 de agosto levantaron el consumo de joyería en el tercer trimestre.

Pero además en China, la joyería de 18 quilates continúa gradualmente invadiendo el mercado de 24 quilates, en parte debido a que los fabricantes de joyas, con el propósito de ganar participación en el mercado del gigante asiático se están concentrando en piezas altamente diseñadas. Es por esto que la demanda de joyería en Hong Kong creció un 22% hasta alcanzar las 13,7 toneladas, debido principalmente al diseño y a las piezas únicas, que son cada vez más populares entre los turistas de China continental.

Al parecer la desaceleración en China, no impactó al sector joyero en el gigante asiático, pues además del crecimiento en la demanda, las importaciones de oro superaron la demanda del metal precioso, ya que el “sector minorista apuntaló inventarios en previsión de una mayor fortaleza de la demanda de joyas cuando se acerca la temporada de vacaciones”.

De acuerdo con Forbes, en Asia Oriental,  la demanda de joyería hizo ganancias de dos dígitos en Indonesia, Corea del Sur y Vietnam respaldado por la caída del precio del metal precioso. La demanda de Indonesia se vio impulsado además por un paquete de estímulos económicos presentado por el Gobierno a principios de septiembre. En Vietnam, la aceleración del crecimiento económico y un entorno de inflación relativamente benigna también contribuyeron a la recuperación.

Mientras tanto, la demanda de joyería en Singapur y Malasia se redujo en un 24% y 10%, respectivamente. Revisando comparaciones año a año, en Malasia se vieron afectados negativamente por los impuestos a los bienes y servicios de impuestos, introducidos en abril, de acuerdo con el informe.

Por otro lado, en el Medio Oriente, la demanda de joyas en oro fue menor en Arabia Saudita y Egipto anulado leves descensos en Kuwait, Emiratos Árabes Unidos y los otros países del Golfo, dijo. “Los menores precios del petróleo y la tensión política regional forcejearon con la caída en los precios del oro para mantener la demanda en general, estables”.

La excepción fue Irán, donde la demanda de joyería se recuperó en un 40% a casi máximos en dos años. “La confianza del consumidor se vio impulsada por la firma del acuerdo nuclear, un efecto que fue magnificado aún más por el precio del oro cayendo, pese a los vientos en el mercado que vinieron con la tasa del IVA del 9% introducido en el segundo trimestre de 2015”, explicó el informe.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR