Nagasaki e Hiroshima, las ciudades que marcaron la historia de la humanidad

    ¿Qué relevancia pueden tener dos ciudades japonesas sobre la historia de la humanidad? ¿Son iguales a cualquier civilización actual? La respuesta a la primera pregunta es: mucha; y a la segunda: un rotundo no.

    Durante la Segunda Guerra Mundial Japón se proclamó aliado de Rusia y sus amigos, una vez que decidieron atacar la Bahía de Cochinos durante un domingo a media tarde y masacrar brutalmente a las tropas estadounidenses del lugar sin previo aviso; entonces Estados Unidos desvió su atención del objetivo principal (Rusia) y descargó toda su ira contra Japón, ¿Las víctimas?, los habitantes de las ciudades de Hiroshima y Nagasaki.

    Estados Unidos tenía tiempo realizando investigaciones sobre armamento de destrucción masiva, específicamente de bombas atómicas, dos de ellas fueron detonadas sobre estas ciudades japonesas. A las bombas las nombraron Little boy y Fat man, nombres que nada tenían que ver con el alcance de explosión que poseían.

    Quien ordenó los ataques contra estas poblaciones fue el presidente de Estados Unidos de turno, Harry Truman, y la primera bomba fue lanzada el 6 de agosto de 1945; tan solo 3 días después se lanzaría la segunda, el 9 de agosto de 1945; hecho que dio por terminado la Segunda Guerra Mundial, pues tras los ataques Japón se rindió.

    A finales del año 1945 se dio a conocer que Little boy acabó con la vida de 80.000 japoneses en Hiroshima y sus alrededores; mientras que Fat man tuvo más alcance y asesinó a un total de 166.000 personas en Nagasaki y sus alrededores, sumando en total unas 246.000 muertes producto de la orden dada por el presidente Truman.

    Consecuencia de esta masacre, cuando culminó la Segunda Guerra Mundial los países firmaron un tratado ante la ONU en el que expresan que queda terminantemente prohibido investigar o realizar experimentos para la creación o generación de armas nucleares, ni siquiera con fines académicos.

    ¡Compártelo en tus Redes!

    COMPARTIR