Young girl, teeneger of 16 years old is looking in the window.

Quitarse la vida cuando ni siquiera se ha empezado a vivir en el sentido estricto de la palabra, es un asunto descorazonador. Pero más allá de la tristeza que el suicidio de un adolescente causa, es una realidad que no se puede negar. Y parece que ahora, incluso algunos adolescentes más jóvenes están pensando en quitarse la vida. Así es: un estudio reciente demuestra que el suicidio entre los adolescentes se presenta más temprano de lo que se pensaba.

La adolescencia es una etapa de la vida en la cual se descubren nuevas emociones. Es el momento en que se deja de ser niño y empieza la transición hacia la adultez, con todos los retos y las alegrías que esto puede traerle a una persona. Muchos recordamos nuestra adolescencia como una etapa feliz, idealista y llena de sueños por cumplir. Es también durante esta época que las emociones son más intensas, los amores eternos y las tristezas infinitas.

Es probable que precisamente, la intensidad de las emociones durante la adolescencia, sea la razón para que el suicidio o los intentos de quitarse la vida, aparezcan con frecuencia en la vida de muchas personas jóvenes. Según datos publicados por el Instituto Nacional de Salud Mental de Estados Unidos, en el 2007, el suicidio fue la tercera causa de muerte entre los jóvenes de entre los 15 y los 24 años.

Pero si pensabas que una persona de 15 años es demasiado joven para querer morir, te sorprenderá que hoy en día, hasta niños de 12 años quieran acabar con su vida. Un nuevo estudio realizado por unos investigadores de la Universidad de Washington, Estados Unidos, encontró esto, luego de entrevistar a 900 jóvenes entre los 18 y los 19 años de edad y descubrir sus intentos de suicidio. De los jóvenes encuestados, el 9 por ciento dijeron haber intentado suicidarse en algún momento y de ellos, el 40 por ciento admitió que ese intento fue antes de comenzar la secundaria, la mayoría alrededor de los 12 años de edad. Pero lo más alarmante es que aquellos jóvenes que reportaron haber tenido varios intentos de suicidio, confesaron que el primer intento fue aproximadamente a los 9 años de edad.

Este estudio encontró también que los intentos de suicidio a una edad tan temprana, coincidían con sufrir de depresión.

Si te preocupa este tema porque tienes hijos adolescentes o eres adolescente aquí te doy una guía para que identifiques los factores de riesgo:

  • Trastornos mentales como la depresión
  • Abuso de sustancias tóxicas
  • Intento de suicidio previo
  • Historia familiar de suicidio
  • Violencia en el entorno familiar
  • Haber sido víctima de abuso sexual
  • Existencia de armas en la casa
  • Suicidio de familiares o amigos cercanos
  • Estar preso o haberlo estado

Un adolescente puede tener pensamientos suicidas si:

  • Se siente triste y con autoestima baja
  • Siente que “no vale nada”.
  • Tiene rabia (enojo) y sentimientos de venganza
  • No quiere participar en actividades sociales con la familia y amigos
  • Tiene cambios en sus patrones para dormir (patrones de sueño)
  • Se siente exhausto(a)
  • Está irritable
  • Llora con frecuencia
  • No se cuida
  • Tiene comportamiento impulsivo
  • Sufre de dolores de cabeza y estomacales
  • Habla del suicidio o la muerte
  • Tiene comportamientos autodestructivos como abusar del alcohol, las drogas, o manejar muy rápido, por ejemplo.

Ten en cuenta que tanto los factores de riesgo como las señales de alerta también se presentan en personas que no tienen intención de suicidarse. Por eso, es de suma importancia que analices con cuidado si se trata de un caso para preocuparse.

¿Qué medidas de prevención puedes tomar? Estadísticamente está comprobado que los adolescentes que se suicidan dan algún tipo de advertencia al respecto. Por eso los padres, los amigos y los familiares deben estar atentos a estas advertencias para poder buscar ayuda profesional (asistencia psiquiátrica) si es necesario.

Si tienes dudas sobre cómo puedes prevenir el suicidio, habla con algún especialista en salud mental, busca ayuda, no guardes silencio. Habla con tu hijo(a) adolescente respecto de sus problemas. Recuérdale que la vida es bella y que todo tiene solución. El suicidio en los adolescentes no es un juego de niños.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR