Patrick Hardison, bombero voluntario de 41 años, sufrió quemaduras de tercer grado en la cara y el cuello mientras rescataba a una mujer en el año 2001. Hardison se sometió el pasado agosto a una cirugía de 26 horas para volver a tener un rostro. El donante fue David Rodebaugh, de 26 años, quien murió tras un accidente de tránsito con la bicicleta. Tres meses después de esta operación valorada en un millón de dólares, este padre de cinco niños está teniendo una buena recuperación. Te mostramos cómo fue el trasplante y cómo quedó la nueva cara de Hardison.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR