A la hora de escoger un suplemento, hay 6 cosas las cuales debes tener en cuenta para no equivocarte en tu elección. Muchas personas optan por consumir desde “pastillas milagrosas” que hoy en día se encuentran fácilmente en el mercado, hasta suplementos nutricionales que cuentan con soporte científico y son extraídos de algunos frutos como la garcinia cambogia Pero antes de que escojas por tus propios medios, deberías saber una serie de consejos sencillos.

Primero debes plantearte ¿Por qué?, estás pensando consumir un suplemento, pues acaso ¿No recibes la nutrición adecuada mediante mi alimentación?, si al responder esa interrogante deseas incorporar un suplemento debes hacerlo con sabiduría. Conoce algunos consejos a la hora de elegir:

  • Aunque muchos suplementos son altamente efectivos, no todos sirven para las mismas personas. Si estás embarazada, enfermo o si tomas medicamentos pueden producirse contraindicaciones, es por eso que consultar con tu médico debería ser tu primera opción antes de ingerir un suplemento.
  • Fíjate que el envase diga suplemento nutricional o suplemento dietético, y no medicina.
  • Debes cerciorarte de que el envase del suplemento posea todos los datos completos de la empresa responsable, como dirección, nombre y teléfono.
  • En lo posible, escoge marcas que posean el sello internacional de la NFS, FDA, US Consumerlab o Pharmacopeia. Pues estas instituciones son las que avalan los ingredientes reales mencionados en el rótulo o etiqueta del suplemento, certificando que no es encuentran contaminados.
  • Las cantidades excesivas de minerales y vitaminas pueden ser perjudiciales para la salud, es por eso que debes revisar la etiqueta, visualizando su fecha de caducidad o vencimiento. Trata de adquirir suplementos que proporcionen el 100% de los valores diarios necesarios para cada ingrediente en particular. En lo posible evita los que contienen más del 100% en cualquiera de sus ingredientes.
  • Todos los suplementos deben poseer fecha de caducidad, aunque muchos digan que jamás vencen. Por esto, debes revisar que el envase que estas por comprar tenga su correspondiente fecha de vencimiento. Si no la tiene, no debes comprarlo, y en caso de comprar uno que ya ha caducado, lo recomendable es deshacerse de él.

Piensa además que cuando un suplemento ha cumplido con el objetivo, no tiene necesidad de ser vendido como algo distinto de lo que es. En cambio, cuando existen promesas que afirman curar enfermedades o que te reintegran el dinero en caso de que no funcione, es porque más que seguro algo no está andando del todo bien, ¡Sólo es sentido común!.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR