Informe de Anif prevé que la devaluación las llevará a bajar en cerca de US$7.000 millones al terminar el 2015.

A la par con la desaceleración de la economía y con la reciente revisión sobre sus pronósticos, las importaciones colombianas han venido mostrando signos de desaceleración en lo que va de este año. La devaluación del peso frente al dólar y un apretón de la demanda interna del país son algunas de las razones para justificar este fenómeno.

Según un informe de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif), para el cierre del 2015 se prevé que las importaciones hechas por Colombia tengan una caída del 10 por ciento. Esto, indican los cálculos del organismo, significa pasar de hacer compras por US$64.030 millones (en el 2014) a US$57.500 millones (este año).

“En principio, se presentarían reducciones en las importaciones de materias primas (19 por ciento anual), en bienes de consumo (7 por ciento anual) y en bienes de capital (1 por ciento)”, pronostica el documento.

Y adicional a los efectos que ha traído la moneda estadounidense sobre el comportamiento de las compras nacionales, Anif asegura que la posible puesta en marcha de la Refinería de Cartagena (Reficar) al cierre del año mermaría de manera parcial la compra de combustibles que ha venido haciendo el país en los últimos años. “Con la entrada en operación de Reficar, se recuperaría un 1 por ciento del PIB en las cuentas externas del país”.

Por otro lado, Anif sostiene que la mayor devaluación esperada en el segundo semestre de este año puede frenar “la dinámica importación de equipo de transporte público” y también, pasarle factura a las compras de vehículos de uso particular (ya no se venderían cerca de 300.000 unidades anuales sino 270.000).

Entretanto, la Junta Directiva del Banco de la República dejó claro en su más reciente sesión que los indicadores de importaciones y de la demanda externa de bienes y servicios nacionales fueron algunos de los factores que llevaron al equipo técnico del Emisor a estimar que el crecimiento del país en el segundo trimestre fue similar al registrado entre enero y marzo (un 2,8 por ciento).

“Pronosticamos una caída del 14 por ciento en las importaciones de este año”, manifestó Daniel Velandia, director de Estudios Económicos de la firma Credicorp Capital. Esto significa, según sus cálculos, que las compras totales del país no superarían los US$52.500 millones al cerrar el 2015.

“Como estamos importando muchos derivados petroleros, esos precios han caído al ritmo del crudo. Eso ayuda a que caigan las importaciones”, concluyó el experto, quien señaló que la entrada en operación de Reficar será clave.

MENOS PRESIONES PARA LA CUENTA CORRIENTE

Según el Marco Fiscal de Mediano Plazo, un aumento en las exportaciones no tradicionales y una disminución de las importaciones totales, son “los canales que permitirán compensar parcialmente la caída en exportaciones tradicionales y liberar presión sobre la cuenta corriente”.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR