Si eres de los que deseas obtener los beneficios de la actividad física pero no tienes tiempo para ejercitar todos los días, he aquí un hallazgo que te va a interesar. Descubre lo que un grupo de investigadores encontró respecto a la duración o la frecuencia y cuéntanos cuál es el método que más se ajusta a tus posibilidades: ¿ejercitar de 20 a 25 minutos por día o hacerlo durante 150 minutos de corrido, una vez por semana?

Un estudio que aparece en la revista especializada Applied Physiology, Nutrition and Metabolism reporta que el número de veces que se hace ejercicio a la semana no es tan importante como hacer los 150 minutos de actividad física recomendados. Así es que si eres de los que suele ejercitar sólo los fines de semana, esta es una buena noticia para ti.

Para llegar a estos datos, unos investigadores de la Queen’s University, en Kingston, Ontario, en Canadá, analizaron los hábitos de más de 2,300 canadienses adultos, en busca de determinar si la frecuencia con que hacía ejercicio afectaba su riesgo de desarrollar diabetes, enfermedades cardiacas y/o un accidente cerebrovascular (apoplejía o derrame cerebral). De acuerdo a la cantidad y frecuencia con la que hacían ejercicios se los clasificó como frecuentemente activos (de cinco a siete días a la semana) o infrecuentemente activos (de uno a cuatro días a la semana).

Al final del estudio, los investigadores encontraron que las personas que hacían 150 minutos de ejercicio en unos pocos días durante la semana no estaban menos sanas que las que se ejercitaban más a menudo. Lo que indica que lo importante es alcanzar al menos 150 minutos de actividad física en la semana, no importaría si los adultos eligen hacerlos todos juntos en algún momento libre o dividirlos de a 20 o 25 minutos cada día.

Y tú ¿cuánto y cómo ejercitas? Si bien hay estudios que tratan de detectar cuál es el momento más indicado para hacer ejercicio, lo importante sigue siendo no dejar hacer alguna actividad física. Así es que ese ratito que encuentres para practicar ese ejercicio que tanto te gusta es mejor que no hacer nada. Y ahora ya lo sabes, no importa si realizas todo el ejercicio en una o dos sesiones, si de cuidar la salud se trata.

Recuerda que mantener una rutina de ejercicios ofrece varios beneficios a la salud, no sólo del corazón y para la diabetes, sino que también puede ayudar a reducir el estrés y la ansiedad que puedan causarte las complicaciones de la vida cotidiana.

Con esta información, sólo debes encontrar la actividad física que más se adapte a tus gustos y a tu condición en particular. Tal vez puedas ir al gimnasio varias veces por semana o prefieras convertir una sencilla caminata en una sesión de ejercicios. Hasta hacer jardinería los fines de semana puede ser saludable. Claro que dependerá de tu edad y tu estado físico y de salud en general.

Si quieres comenzar una nueva rutina de ejercicios, recuerda hacerlo poco a poco para evitar lesiones y asegúrate de consultar con tu médico si tienes alguna condición de salud que requiere atención antes de iniciar los ejercicios, para que te asesore en cuanto a cuidados particulares que deberías tomar en tu caso particular ¡Anímate y cuéntanos cuál es la rutina que has elegido para prolongar tu salud y tus años de vida!

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR