¿Comes regularmente o te saltas las comidas por falta de tiempo o miedo a ganar peso? ¿Comes alimentos de todos los grupos alimenticios o no te gustan las verduras o las frutas?

¿Te sirves en cantidades grandes o pequeñas? ¿Tienes la tendencia de comer meriendas saludables entre las comidas o tiendes a elegir pasteles y golosinas? ¿Haces ejercicio regularmente o te gusta más relajarte encasa? ¿Tu peso permanece estable dentro de su rango normal o tiende a ser como un yo-yo? Estas preguntas te ayudaran a saber dónde estás en cuanto a tus hábitos de alimentación así que contéstalas con honestidad y busca la ayuda de un profesional si ves que es necesario o necesitas más guía e información para cambiar tus patrones actuales.

Los hábitos son las costumbres que tenemos dentro de nuestra rutina diaria. Algunos profesionales los describen como una rutina de comportamientos específicos que se repiten con regularidad y tienden a ocurrir muchas veces inconscientemente, por esta razón los comportamientos habituales a menudo pasan desapercibidos en las personas que los presentan. Dándote cuenta de tus patrones de alimentación y haciendo un esfuerzo consiente por cambiarlos te puede ayudar a enseñarlos a tus hijos. Puedes aprender con ellos y entre todos “hacer la tarea” de ser más saludables.

Algunas investigaciones han establecido que se necesitan de 21 a 28 días para formar nuevos hábitos. Al principio estas nuevas costumbres pueden sentirse como obligatorias pero es el proceso natural por el que los nuevos comportamientos se vuelven automáticos en la formación de hábitos. Empieza por crear un menú semanal de 3 comidas diarias que incluyan cada una verduras, frutas, granos enteros y productos lácteos, así como dos meriendas o snacks para los más chicos e incluso para ti misma si sientes hambre entre las comidas. Haz después una lista con todos los ingredientes que necesitas comprar y pon un reloj de alarma si es necesario para establecer horarios de alimentación. Recuerda que cuando omitimos comidas nuestro cuerpo tiende a descompensarse y lleva a que las personas coman de más durante el día. Los horarios para las comidas dependen mucho de la cultura y las costumbres que tenga cada familia. Es importante tratar de comer en familia y que la última comida no sea más tarde de las 9 pm. Es también recomendable hacer algún tipo de actividad física por lo menos 20 minutos seguidos de 3 a 4 veces por semana. Usa esto como una excusa para llevar a los niños al parque y despegarlos de la televisión y los videojuegos.

Aunque los viejos hábitos son difíciles de romper y los nuevos hábitos son difíciles de formar, porque los patrones de conducta que repetimos están impresos en caminos neuronales, es posible formar nuevos hábitos a través de la repetición. ¡Crea una rutina de hábitos saludables y mantente firme repitiéndola hasta que sea natural y parte de tu estilo de vida!

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR