Manejar el dinero, no es tarea sencilla y menos cuando no se posee la capacidad de hacerlo.

Existen muchos factores que hacen que una persona sea mala o sea buena con sus finanzas, entre ellos pueden destacarse:

  • Su crianza y como percibía las finanzas de sus padres
  • Su formación
  • Su educación
  • Su percepción ahorrativa, en base a su entorno de personas

Claramente, existen otros factores, aunque estos suelen ser los más influyentes. También existen algunas anclas que algunos individuos crean en sus mentes y resultan contradictorias, puesto que es muy difícil que se supriman o modifiquen.

Según Creative Money, existen tres tipos de excusas que suelen anclarse en la mente de algunas personas, impidiendo su éxito financiero.

Pretexto de elección

“No puedo realizarlo por falta de tiempo”, es el primer error de nuestra mente al momento de manejar dinero. Esto ocurre porque el sujeto anhela su libertad financiera pero carece de intenciones de abandonar su empleo.

Excusas frecuentes

Otro pretexto es el de la frase “no pasa nada si de vez en cuando rompo la regla”. Un claro ejemplo de esto es acostumbrarse a hacer algo y luego modificar el hábito, haciendo que se torne quebrantable y no tan firme como uno intentaba que fuera. En este caso mantener una gran constancia es vital, ya que así logrará un excelente ahorro financiero.

Pretexto de contexto

Cuando se agrega “es que” a una frase suele interponerse un gran obstáculo en su independencia financiera que usted mismo coloca, es por eso que se debe recordar que cuando de dinero se trata debe planificarse todo, desde un viaje hasta un pequeño regalo. Cuando ponemos excusas, solemos ocultar una emoción negativa detrás.

¿Se pueden eliminar?

Para eliminar estos malos hábitos, es importante verificar y ser muy consciente de que no usa ninguna de estas frases como excusa. Si uno se descubre excusándose, es importante que sea consciente de esto y piense un momento que lo lleva a pronunciarla, también es importante que analice dos o más veces antes de realizar un gasto.

Una vez que se ha percatado de ello, solo debe interrumpir esta negación, abriendo paso a su libertad. Hacer este proceso de manera constante, lo podrá ayudar a entender cómo comportarse y afrontar estas excusas, a tal punto, que con el correr del tiempo se transforme en algo automatizado.

Para convertirte en un hombre o mujer mucho más capaz de controlar sus propias finanzas, es hora que pongas manos a la obra y dejes de excusarte por todo, así verás cambios beneficiosos en tu vida y sobre todo en tus finanzas.

¡Compártelo en tus Redes!

FUENTEFINANZAS PERSONALES
COMPARTIR