Ser feliz en el trabajo: ¿Qué factores influyen para conseguirlo?

Ser feliz en el trabajo significa que gran parte del día estás ocupado en una actividad que te genera satisfacción y realización personal.

Y aunque la felicidad sea un tema muy publicitario, subjetivo y personal; existe una relación clara entre el estado de ánimo y la productividad.

Una buena gestión de los factores laborales que influyen en ella se traduce directamente en resultados positivos medibles con objetivos superados.

Por esta razón, la administración de la felicidad de los empleados es una cuestión clave en la organizaciones empresariales actuales. En un proyecto moderno el líder se compromete en todo lo que esté de su mano para construir un equipo contento sencillamente.

A continuación, os mostramos los factores que más influyen en nuestra felicidad en el mundo laboral:

1. Disfrutar con lo que haces

La mayor parte de los empleados manifiesta que lo que les hace sentir feliz en el día a día es disfrutar con lo que hacen. Aunque pareciese que la estabilidad o el salario sean las claves más determinantes para el bienestar, es la satisfacción lo que más fuerza tiene.

Y no hablamos de vocación, nos referimos a un desempeño profesional en el que nos sintamos reconocidos, valorados y en el que tengamos margen para desarrollar nuestras habilidades.

Aunque el trabajo sea una obligación como medio de vida, podemos preocuparnos en el modo de cumplirlo para hacerlo así más placentero.

2. Buena relación con los compañeros

Uno de los elementos que más influyen en el bienestar diario es una buena armonía social en la oficina. El apoyo real y cercano de los compañeros de trabajo genera una sensación de comunidad que fomenta el bienestar en el entorno laboral.

La empatía, la asertividad y valores emocionales beneficiarán la energía con la que acudimos a nuestra ocupación con ganas.

3. Seguridad psicológica

No nos referimos a la seguridad que se relaciona con la estabilidad laboral de hecho,  el colectivo de los funcionarios estatales no es el más feliz ya que a los pocos meses de iniciar su tarea ese factor deja de adquirir importancia.

Hablamos del ámbito relajado y cercano que un líder activo dentro de una estructura organizacional innovadora proporciona a su equipo. Esto significa que en las redes de compañeros no existan roles que coaccionen el desarrollo de los demás.

Un entorno donde todas la ideas sean escuchadas y se incentive el liderazgo de todo el personal se traduce en confianza ante las labores a afrontar por los trabajadores.

4. Un buen horario

Por encima del sueldo, los profesionales hoy en día valoran más contar con un buen horario que fomente realmente la conciliación laboral y personal. La clave es valorar por parte de las empresas la obtención de resultados y no la cantidad de horas empleadas en la oficina. La calidad ante la cantidad, porque en estos casos menos horas se suele traducir en más productividad.

Aunque otro aspecto fundamental que el empleado agradece es la flexibilidad en torno a gestionar actos de su vida privada con responsabilidad sin tener que fiscalizar el líder los tiempos exactos empleados. Cuando la confianza mutua y el compromiso reinan en la organización no afloran problemas, beneficiándose ambas partes.

5. Salario

Un componente importante es la gratificación económica que percibimos por nuestro esfuerzo y que ésta se ajuste a nuestro talento. Por ello para que un trabajador se encuentre contento es necesario establecer una relación directa entre méritos y salario que corresponda con la realidad, revisando las condiciones salariales cada cierto tiempo.

Aunque hay que tener en cuenta que la felicidad ante un ascenso o aumento de sueldo suele durar poco, ya que este incremento suele ir acompañado de más estrés y responsabilidades que impiden satisfacer la faceta personal. El equilibrio entre salario y obligaciones en este caso sería la clave.

En conclusión, trabajo y felicidad pueden ir de la mano sin necesitar trucos de magia o extrañas herramientas. Con pasión, positividad y rutinas sencillas que un buen ‘manager’ puede implementar en la empresa, los resultados aparecerán tanto en la vida laboral como en la personal. Felices siempre mejor.

Leyre Soto

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR