El mundo conoce al científico y padre de las leyes básicas de la física moderna, Isaac Newton por el célebre momento en el que una caída de una manzana en su cabeza inspiró las leyes de la gravedad universal; pero además de los estudios de física Newton también dedicaba su tiempo a temas diversos como la interpretación de textos bíblicos, la cábala, la cronología y la alquimia.

Un manuscrito que data del siglo XVII que recientemente ha salido a la luz, revela los trabajos y experimentos realizados en el mundo de la alquimia y el interés de Newton por encontrar la receta de la inmortalidad, se trata de la receta del mercurio sófico, una sustancia de los primeros pasos para llegar a la piedra filosofal. Así que quizás Isaac Newton y Harry Potter tengan algo en común “la búsqueda de la piedra filosofal”.

La legendaria y misteriosa piedra de la vida representa una especie de santo grial de la alquimia; es una sustancia alquimista que es capaz de convertir cualquier pieza de metal en oro puro o plata; implica tener el elixir de la vida, trae consigo el secreto de la inmortalidad y la juventud eterna. A lo largo de la historia, la piedra filosofal, ha sido el eslabón perdido de los primeros químicos, los alquimistas, y muchos han emprendido su búsqueda, así como Isaac Newton; quién en su manuscrito toma las notas de otro alquimista (George Starkey), las corrigió y reescribió el manual.

La fórmula para la inmortalidad revelada en un manuscrito de Isaac Newton 1

Esta sustancia o piedra filosofal no es sólo mencionada en textos alquimistas, también se menciona en la biblia, textos hinduistas y textos budistas. Este manuscrito propiedad de Newton se encuentra elaborado en inglés y en latín revela información interesante sobre las prácticas y metodología de laboratorio de Newton.

La alquimia es la raíz de la ciencia y la química moderna, pero a pesar de ser las bases del estudio científico es casi un tabú y considerada como “el lado oscuro y poco creíble” del pasado o de los inicios de la ciencia; sin embargo, no se puede negar que tanto la alquimia como la física influenciaron mucho la vida del científico Isaac Newton, él estaba tras uno de los más grandes e interesantes misterios del universo; la piedra filosofal, la fuente de la vida eterna y de la juventud; y quizás él no haya logrado conseguir esta piedra capaz de convertir en oro un material ordinario, pero sin dudas Newton consiguió pasar a la historia y de alguna manera vivir eternamente.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR