Colorado es uno de los estados más liberales en cuanto al uso de la marihuana, ya que permite ambos tipos de consumo: tanto medicinal como recreativo.

Fumar marihuana puede abra el apetito, pero una nueva investigación sugiere que la droga podría prevenir la obesidad.

Un nuevo estudio en el Journal of Obesity examina la relación entre el consumo de cannabis y la obesidad, y los resultados podrían sorprenderte. La investigación analizó a más de 700 adultos de los pueblos inuit, siendo 57,4 % de los participantes consumidores de marihuana. Los que no la consumen tienen un promedio de masa corporal de 28,6, mientras los consumidores uno de 26,8.

Además de que los que fuman marihuana tienen menos grasa corporal, también mostraron tener menor resistencia a la insulina que quienes no fuman. Como resultado, los consumidores de marihuana tienen un menor riesgo de desarrollar diabetes.

Otros campos de investigación muestran resultados similares: un estudio publicado en el American Journal of Medicine en 2013 vinculó el consumo de cannabis con menor circunferencia de cintura, menores niveles de insulina y y menor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

Aunque es necesaria más investigación para explicar esa correlación, los fumadores de marihuana ahora pueden agregar esto a la creciente lista de posibles beneficios en la salud asociados a su consumo.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR