Las palabras que los padres dirigen hacia sus hijos podrían ocasionarles un gran daño. “La voz de los padres se convierte en la voz interior del niño, es importante que esta voz sea amorosa, justa y precisa”, dice Ximena Silva, psicóloga familiar. Lo que los padres digan de sus hijos será un reflejo de lo que ellos creerán que son.

Si de pronto un padre le dice a su hijo cosas negativas como que no es capaz o es tonto, el niño comenzará a creer que es incapaz y tonto. Sin embargo, eso mismo no ocurre cuando intentan darle un refuerzo positivo con palabras, por ejemplo, decirle que es el mejor o que es brillante, no lo hará creérselo por completo.

Incluso en algunos casos en lugar de hacerle un bien le estarán haciendo un mal, ya que el niño sabe cuando le están mintiendo, esto podría ocasionar que deje de confiar en sus padres. Lo que el infante necesita es que le digan la verdad tal y como es, por ejemplo, si hace un dibujo en el que sabe que no está todo su esfuerzo y le dicen que es el mejor dibujo sabrá que le mienten.

La mejor manera de abordarlo es decirle que está bien y preguntarle si todo su esfuerzo está en ese dibujo, si es así el niño contestará de forma positiva y confiará más en lo que le digan en un futuro sus padres, ya que le dijeron la verdad. Es por eso que al hablar con los hijos se debe evitar estas cosas:

No cualificar a los hijos

No trates de evitar ciertas conductas por “pertenecer al sexo opuesto”, cada individuo es libre de decidir como desarrollarse. Por ejemplo, no regañar a las niñas por jugar con carros de juguete porque eso es para niños y lo mismo con los niños si juegan con su hermana con muñecas.

Al igual que si regañas a tu hijo por llorar y le dices que es una nena porque eso sólo lo hacen las mujeres o reprender a tu hija por comportarse de cierta forma, ya que la hace parecer un hombre. Los papeles en la vida han cambiado y esas acciones no son más que algo normal que los niños suelen y quieren hacer.

No los definas

Apoyarlo para que te cuente sus emociones es algo muy importante para una relación fuerte. Aunque esto no se logrará si lo tachas de llorón, gritón o malcriado, ya que eso eliminará la confianza para contarte lo que siente.

Hablar de manera positiva

Trata de mostrarle a tus hijos cuál es su error o enseñarle en vez de regañarlo o decirle que no es capaz de hacer algo. Trata de enseñarle opciones para que pueda realizarlo, por ejemplo, la bicicleta aún te queda grande, mejor utiliza tu triciclo.

La manera correcta de hablar

Cuando trates de hablar con tus hijos no debes estar por encima de ellos, siempre trata de estar a la misma altura. Además, el contacto es importante así que es mejor sentarlo en las piernas y posteriormente hablarle.

No generalices una acción

Un grave error es generalizar al niño por hacer una simple acción, por ejemplo, si miente no puedes comenzar a llamarlo mentiroso.

Trata de ser directo

Si quieres que tu hijo haga algo dile y punto, no le hables con rodeos. Por ejemplo, si quieres que recoja sus juguetes sólo debes decirlo, no le digas cosas como “tu habitación está muy desordenada, deberías recogerla” o “no haces nada por la casa, ni tu cuarto limpias”.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR