Indira Gandhi

El hecho de ser elegida como primera ministra en un país muy conservador, en el que el nacimiento de una niña representa para muchos la infelicidad, constituyó un histórico hecho cuya repercusión fue más allá de la India y retumbó por completo en el continente asiático.

Indira Priyadarshini Gandhi nació el 19 de noviembre de 1917 en Allahabad, una ciudad a orillas del río Ganges, en el seno de una familia pudiente. Tomó su apellido de Feroze Gandhi, su marido, quien no tenía parentesco alguno con Mahatma Gandhi.

Jawaharlal Nehru, su padre, fue primer ministro de la India y uno de los líderes independentistas que trabajaron por terminar con el dominio colonial británico. Durante su infancia, Indira Gandhi demostró una gran talento en oratoria, capacidad que aprovecharía más adelante. Su educación la llevó a cabo en algunas de las mejores universidades de Inglaterra y Suiza.

En 1947 inició su carrera política, cuando se conseguía la independencia en la India. Para la siguiente década, en los años cincuenta, Indira Gandhi ya se había convertido en la mujer más influyente de su país.

Primera Ministra

En 1964 murió Nehru y, su sustituto Lal Bahadur Shastri, falleció repentinamente dos años más tarde. En 1966 Indira Gandhi ingresó a la Historia cuando fue elegida como la nueva primera ministra por el Parlamento indio.

indira-gandhi-primera-ministra-de-la-indiaSu mandato activó la industrialización del país, aumentó con Pakistán la rivalidad militar y estrechó vínculos con la Unión Soviética, lo que causó que se enfriaran los nexos con Washington.

En 1974, la primera ministra ordenó el lanzamiento de una bomba nuclear sobre la región de Rajastán, conviertiendo a su país en el sexto que lograba ingresar en el llamado “Club Nuclear”. Meses más tarde,  Indira Gandhi canceló las garantías constitucionales y suprimió a la prensa independiente. ¿El motivo? Según ella, era la única manera de combatir a los corruptos, luchar contra la crisis económica y la sequía.

La caída de su gobierno

Aquel período de mano dura se prolongó hasta que en 1977 Indira Gandhi determinó convocar unas elecciones en las que sufriría una derrota. Semejante golpe le costó a la primera ministra la expulsión del Partido del Congreso y del Parlamento.

Su infortunio fue más grave aún cuando fue acusada por abuso de poder, lo que la llevó a pasar en la cárcel una breve estancia. Pero la dama de hierro de la India resurgió de su hundimiento en 1980 al triunfar en las elecciones y rescatar su cargo de primera ministra.

Durante esa década, India consiguió un puesto entre los quince países con más peso económico a nivel mundial, pese a que allí la pobreza estaba extendida. Luego de afianzarse como líder entre los países del Tercer Mundo, le fue concedida la presidencia de la Conferencia del Movimiento de Países no Alineados.

Indira Gandhi y Fidel Castro durante la cumbre del Movimiento de Países No Alineados, en 1983.
Indira Gandhi y Fidel Castro durante la cumbre del Movimiento de Países No Alineados, en 1983.

Víctima del Sijismo

Indira luchó de manera incansable contra el nacionalismo Sij en la región del Panyab. Estos buscaban un estado confesional Sij mediante la independencia del Panyab. La primera ministra ordenó una maniobra militar para capturar a los fervientes nacionalistas en su propio templo, lo cual ocasionó cientos de muertes de civiles generando un gran discordia con la minoría Sij.

Ya había logrado salir con vida de dos atentados, pero en 1984 Indira Gandhi fue asesinada a manos de dos de sus guardaespaldas de confianza que le propinaron 31 impactos de bala. Los asesinos hacían parte de aquella minoría Sij y fueron abatidos rato despúes.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR