Durante varios siglos, el negocio del tabaco no tuvo mayores cambios: envolturas de hojas en otras hojas o en papel que se prendía con fuego y se inhalaba el humo. El hábito no cambió durante más de 500 años…hasta hoy.

Las cifras

Los cigarrillos electrónicos incursionaron en el mercado de Norteamérica en 2007, y desde entonces su utilización se ha propagado por todo el mundo. Tanto así, que en 2015 las cifras en ventas globales rondaron los 7.000 millones de dólares, y según la Asociación Internacional del Cigarrillo Electrónico (TVECA, por sus siglas en inglés) se esperan ventas que llegarán a los 24.000 millones de dólares para el 2019.

Aunque esas proyecciones aún siguen por debajo de los 35.000 mdd que actualmente genera la industria tabacalera cada año, el uso del cigarrillo electrónico (e-cigarette) va en aumento, sobre todo en países europeos y en Estados Unidos, donde detractores y defensores de este dispositivo han empezado a debatir acerca de las principales diferencias entre los cigarrillos tradicionales, los electrónicos y las regulaciones que tanto unos como otros deberían tener.

Algunos países Latinoamericanos incluso han ido más allá, como es el caso de los cigarrillos electrónicos en Argentina y Uruguay en donde dichos debates han llegado incluso a promover su prohibición.

El funcionamiento

Si bien comparten el mismo nombre, son dos productos completamente diferentes. La mayoría sabemos que un cigarrillo tradicional es un puño de tabaco prensado o comprimido. Pero en el caso de el cigarrillo electrónico, es más complicado el proceso, ya que para su funcionamiento requiere de un cartucho en su interior el cual contiene un líquido que es vaporizado para ser inhalado por la boquilla gracias a una batería eléctrica, imitando así el humo del cigarrillo tradicional. Algunos modelos incluyen un led en el extremo del dispositivo que simula el fuego de un cigarro encendido.

Como es vapor lo que produce este cigarrillo electrónico, sus consumidores suelen llamarse ‘vapers’, y a la acción de fumarlo se le conoce como vapeo.

El líquido que contiene esta compuesto comúnmente por propilenglicol o glicerina vegetal (utilizados como solventes) y nicotina. Del mismo modo se pueden encontrar en distintos sabores como vainilla, café, mentol, tabaco y frutas.

La creciente y multimillonaria industria del cigarrillo electrónico (3)Precisamente por la forma en que funciona es que la comunidad de científicos y los gobiernos no han podido concertar las diferencias en las regulaciones que para estos productos deberían existir.

Esta nueva industria así como ha llegado a producir miles de millones de dólares también ha sido el blanco de numerosos cuestionamientos que señalan principalmente los efectos a largo plazo que puede ocasionar el uso de los dispositivos.

Esperemos que finalmente se concrete un regulación con base científica y no tome un asiento con carácter comercial que es lo que se percibe: una competencia entre una nueva industria en crecimiento y una clásica industria en amenaza de extinción.

¡Compártelo en tus Redes!

FUENTEFORBES
COMPARTIR