Durante la grabación del mensaje de video, la chica de repente enmudece y suelta su teléfono, que continúa grabando la escena. Enseguida comienza a sufrir unas extrañas convulsiones por unos segundos.

Como si fuera poco, se cierra misteriosamente la puerta de la habitación, la joven comienza a gritar y finalmente sale corriendo del sitio. ¿Fake o realidad?

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR