Mother and Daughter reading magical book in living room

La creatividad y la imaginación están presentes desde temprana edad en el ser humano, y se configuran como grandes protagonistas en la resolución de problemas, ya que permiten desarrollar el pensamiento lateral: para resolver un problema de manera creativa, los niños necesitan ver una variedad de perspectivas y generar diversas soluciones.

Si bien muchas veces se hace foco en las artes cuando se habla de creatividad, la hora de juego también es una instancia de experimentación de los pequeños, y un espacio para tomar decisiones sin temor a equivocarse, incrementando su capacidad de imaginar.

Pero, ¿cómo incorporar espacios de juego en medio del trajín diario del hogar? A continuación, cuatro juegos tan simples que pueden implementarse en cualquier momento, y que fomentan la creatividad de los niños.

Poesía aleatoria

Para involucrar a los niños con la literatura y fomentar su crecimiento respecto a la lectura, la escritura y la creatividad, una buena opción es motivarlos a escribir sus propias historias. Uno de los métodos para hacerlo es la poesía aleatoria.

Para ejercitarla se puede recurrir a dos ideas: Cadáver exquisito o Poesía con libros. La primera consiste en escribir una frase en un papel, taparla dejando descubierta sólo la última palabra y pasar el escrito a otro participante para que continúe con la historia sin conocer la totalidad del contenido. De esta manera, se crean cuentos disparatados y frases creativas como consecuencia del trabajo en equipo.

La Poesía con Libros consiste en buscar al azar los títulos de los libros de la biblioteca del hogar que llamen la atención y luego apilar aquellos que en conjunto podrían formar frases con algún tipo de sentido. Así, se podrán crear poemas divertidos que luego podrán compartir con sus amigos.

Preguntas y respuestas

Una de las formas para motivar al niño es hacerle preguntas que lo inviten a resolver la consigna de manera creativa. Por ejemplo: se le puede plantear que se encuentra en una época histórica del pasado y preguntarle de qué manera cocinaría su comida sin la existencia de la electricidad. O cómo viajaría a otra ciudad si no existen los autos; o, mejor aún, cómo haría para viajar en el tiempo.

Otra manera de jugar con las preguntas es tomar diferentes figuras, sean éstas geométricas o con formas de objetos, animales o personas, y preguntarles para qué las usarían o en dónde las colocarían. La idea es ir aumentando de a poco la dificultad de las preguntas para estimular más su imaginación.

Juegos de rol

Las actividades en las que los niños adoptan distintas personalidades ayudan a su desarrollo creativo. De esta manera, el chico puede optar por tomar ropas viejas de adulto, crear un nuevo personaje, y junto a él todo su contexto cotidiano: si trabaja o no, si tiene familia, mascotas, o si viaja de manera frecuente. En este punto, es muy positivo que los padres participen para hacerles más preguntas sobre su creación e incluso formando parte de la historia como otro de los protagonistas de ésta.

Además del disfraz, se puede recurrir a las galletitas que tienen formas de animales. Se le invita al niño a comer una de ellas y a actuar como si fuera el animal que se comió por algunos minutos.

¿Qué otros juegos practicas en casa para promover la creatividad en tus hijos?

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR