La fiebre que generó en los últimos años la venta de farmacéuticas locales a compañías multinacionales parece haber cedido sin contagiar a Tecnoquímicas.

Esta, la mayor farmacéutica del país –y la única colombiana entre las cinco primeras por ventas–, no ha caído en la tentación de vender a extranjeros y, antes bien, ha puesto en marcha un ambicioso plan de inversiones para seguir creciendo.

Las movidas de los últimos años en el sector farmacéutico apuntaban a que las locales estaban quedando en manos extranjeras. En 2012 se dio la compra de Genfar por parte de la multinacional Sanofi, mientras que Lafrancol fue vendida ese mismo año a la Corporación Farmacéutica Recalcine de Chile –que fue adquirida por Abbot el año pasado–.  Lea también:La Santé, medicina alternativa en crecimiento

Previamente, varios laboratorios colombianos de menor tamaño habían vendido también a extranjeros. Estas movidas dejaron a Tecnoquímicas entre las pocas locales que mantienen capital colombiano y punteando el ranking de laboratorios farmacéuticos en el país, con ventas consolidadas en 2014 por $1,2 billones, según Las 5.000 Empresas de Dinero.

La compañía caleña se ha consolidado en dos grandes líneas de negocios: los pañales y los productos farmacéuticos. Cuenta con 9 plantas de producción ubicadas en Cali, Yumbo y Jamundí, en el Valle del Cauca; en Villa Rica, Cauca, y tiene una más en Bogotá.

Sin embargo, esto parece no ser suficiente para un mercado dinámico como el colombiano y por eso sigue apostando por el crecimiento con una de las mayores inversiones del sector industrial de este año: US$120 millones.

Su apuesta está centrada en ampliar su capacidad productiva, realizar compras de empresas en el exterior y fortalecer su desempeño en el mercado local, en donde crece en promedio 10% al año. Lea también: Tecnoglass, como un vidrio templado

Con 80 años en el mercado, Tecnoquímicas es reconocida por comercializar los productos genéricos MK, de los cuales vende al año alrededor de $350.000 millones, que la han convertido en uno de los protagonistas del mercado.

Los productos farmacéuticos son su principal línea de negocio. Esta división tiene un peso de 45% en las ventas totales. El negocio está en manos de Tecnofar, que fabrica y comercializa productos de venta libre, como la reconocida Sal de frutas Lua y otros de prescripción médica.

Esta filial ha realizado inversiones por más de US$60 millones, que incluyen una nueva planta para producir empaques, reconversión tecnológica, así como la construcción de un complejo de áreas con avanzadas especificaciones internacionales para producir sueros de hidratación oral, soluciones para lentes de contacto, ampollas y ungüentos oftálmicos, entre otros, y que está próximo a entrar en operación.

Los pañales son la otra línea fuerte de la empresa, que maneja a través de su división Tecnosur. Con productos tanto para bebés como para adultos, este negocio representa 30% de las ventas de la firma vallecaucana.

El negocio de pañales para bebés vendió en el país US$382,1 millones en 2014, según Euromonitor, y en él la participación de Tecnoquímicas alcanzó 49,6% con su marca Winny, ubicándose como el mayor productor y comercializador de este tipo de productos en el mercado local. En este momento, la compañía está pendiente del proceso que adelanta la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), por el llamado cartel de los pañales, en el cual Tecnosur está siendo investigada.

En el nicho de adultos, con la marca Content, Tecnoquímicas se ubica como el tercer jugador, con una participación de 2,1%, después de Productos Familia y Kimberly. Las ventas en este segmento, de acuerdo con Euromonitor, sumaron US$64,7 millones durante 2014 en Colombia.

Estos datos van de la mano con la producción. La compañía fabrica anualmente 1.000 millones de unidades de pañales, cifra que podrá incrementarse 15% gracias a una ampliación de su capacidad productiva. Las inversiones en esta factoría superarán los US$40 millones en 2015, señala Emilio Sardi, vicepresidente ejecutivo de la empresa.

Tecnoquímicas es dueña en 100% de Tecnosur–luego de realizar en 2014 una recompra de 50% de las acciones que estaban en manos de la Kimberly Colpapel–. Hoy su plan es expandir la operación a otros países de la región., pues actualmente la totalidad de la producción va al mercado local.

Mira en el exterior

Si bien el mercado nacional es el principal consumidor de los productos farmacéuticos, la compañía también realiza exportaciones por un monto cercano a los US$12 millones, representadas tanto en medicamentos como en adhesivos (curitas).

Para Emilio Sardi, una de las metas a mediano plazo es crecer este negocio mediante desarrollos en el exterior. “Nuestro objetivo fundamental no es exportar desde Colombia sino ampliar nuestros negocios concretando oportunidades fuera del país”.

Tecnoquímicas tiene dos plantas farmacéuticas en El Salvador, desde donde exporta a Guatemala y Honduras, principalmente, pero también comercializa sus productos en Nicaragua, Costa Rica y Panamá, basicamente los de receta médica.

La apuesta

Las inversiones actuales de la empresa son consideradas por Sardi como una declaración de fe en la economía, en momentos en que se ha comenzado a sentir pesimismo. “Lo que le está sucediendo a Colombia en este momento, lejos de ser malo es bueno, porque va a fortalecer al sector productivo nacional y nosotros estamos apostándole a eso”.

El buen momento que vive Tecnoquímicas le permite generar empleo directo a más de 6.000 personas, de las cuales 1.000 han sido vinculadas en los últimos tres años. Sardi explica que 500 de ellas están en el exterior.

Según el ejecutivo, calidad, innovación y mercadeo son las estrategias que le han permitido a la compañía no solo mantenerse en un negocio que resulta muy competido, sino además garantizar crecimientos de dos dígitos.

En 2014, la firma vallecaucana invirtió $15.700 millones en desarrollo de productos y $10.700 millones adicionales en investigación y estudios. Para el presente periodo el presupuesto en el primer aspecto llega a $18.500 millones y, para el segundo, fueron asignados $13.600 millones.

Los planes de Tecnoquímicas confirman que su apuesta en el país es a largo plazo.

Agroquímicos en Sibaté

Otro de los negocios de la firma colombiana es el de agroquímicos, con buenos resultados pese a no ser del núcleo de la empresa, como dice Emilio Sardi. Es una línea de productos que tiene otros canales de distribución y en la que a sus clientes –los agricultores– no les ha ido bien.

Aunque el directivo reconoce que se ha discutido la posibilidad de vender esta unidad, en este momento se están añadiendo al portafolio productos que reducen la concentración de tóxicos hasta en 50% y que ya cuentan con el aval del ICA. “Estos son los primeros productos del mercado con estas características. Ya se realizaron todas las pruebas y se evidenció su efectividad”, señala Sardi, para quien esta será una de las fórmulas para potenciar el negocio.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR