Desde que somos pequeños se nos enseña que el acto de robar es malo y está mal visto por la sociedad pero ¿Qué pasa si es más que solo un capricho? La cleptomanía es un desorden psicológico que orilla a las personas a robar, por el simple acto de hacerlo.

Los cleptómanos sienten un deseo incontrolable de robar de cualquier parte, desde un supermercado, un centro comercial hasta la casa de un familiar, no importa si el objeto robado tiene un valor elevado o si no lo tiene, regularmente los cleptómanos roban objetos solo por el placer que genera hacerlo, una vez que ha pasado el momento regalan dicho objeto o lo devuelven a su lugar original.

¿Cómo se puede diferenciar a un cleptómano de una persona que roba por gusto?

La principal diferencia entre un cleptómano y una persona que roba por gusto se puede encontrar en el objeto robado, mientras que un cleptómano tomará un objeto cualquiera (sin tomar en cuenta su valor comercial), una persona que roba por gusto siempre buscará su beneficio personal y tratará de hurtar cosas que puedan traerle un beneficio a corto plazo.

Para descubrir si alguien es cleptómano se pueden realizar preguntas básicas como:

  • ¿Sientes placer o alivio al robar?
  • ¿Sientes deseo de robar objetos sin valor?
  • ¿Robar te hace eliminar el estrés y tensión?
  • ¿Robas sin tener un plan premeditado?

Con estas preguntas se podría definir si alguien está robando por gusto o si en verdad es cleptómano.

¿Cómo tratar a una persona cleptómana?

Después de que se descubre que una persona es cleptómana, viene la siguiente interrogante ¿Cómo tratar a la persona cleptómana? Para empezar se tiene que entender que el acto de robar para una persona cleptómana es impulsivo y muchas veces no se tiene control sobre el mismo, por lo tanto, se debe ver a esa persona como alguien con problemas y no juzgarla por sus actos.

Muchas veces la cleptomanía se puede controlar con terapias o medicamento, además, la familia puede ser de gran ayuda, no solo entendiendo a la persona, sino ayudándola a sobrellevar el día a día.

Si piensas que tienes cleptomanía o conoces a alguien que podría tenerla, lo mejor es que busques ayuda de un profesional, la cleptomanía es común y seguramente con el tratamiento adecuado lograrás controlarla.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR