Los científicos de la Universidad de Oxford revelan que la creencia común de que la felicidad favorece la longevidad es infundada.

Los investigadores han desmentido la idea de que la felicidad influye en nuestra salud después de analizar los resultados de un estudio llevado a cabo durante 10 años con la participación de un millón de mujeres británicas de edades comprendidas entre 50 y 69 años, informa ‘The New York Times‘.

Durante el estudio les preguntaron con qué frecuencia se sentían felices o estresadas, y también les pedían evaluar su estado de salud e informar de dolencias como la presión arterial alta, la diabetes, el asma, la artritis, la depresión o la ansiedad.

Según el profesor Richard Peto, datos particularmente importantes fueron proporcionados por 500.000 mujeres que dijeron estar sanas.

Una minoría sustancial de estas mujeres sanas destacaron que se sentían estresadas o infelices. La década siguiente mostró que su probabilidad de morir era igual a la de las mujeres que eran felices.

“La felicidad y otras medidas relacionadas con el bienestar no tienen ningún efecto directo en la mortalidad”, concluyeron los investigadores.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR