La familia es una relación social que no podemos elegir, ya que es de sangre y debemos estar con ella desde nuestro nacimiento. Es vital esta relación, ya que nos hace lo que somos, crea un motivo para convivir con otras personas y, más importante, nos hace tener la sensación de pertenecer a algo. Esto se ha visto desde inicios de la humanidad, pasado de padres a hijos y los hijos harán lo mismo con la siguiente generación.

La familia nos causa muchas sensaciones y a la vez nos da un rumbo que podemos tomar. Una familia es como nuestro puerto, cuando las adversidades casi nos hacen caer siempre podemos regresar a ese refugio, donde nos sentimos seguros, protegidos y cómodos.

Una persona sin familia, es una persona sin rumbo como un barco a la deriva. Es una persona sin un puerto a donde ir, siendo la fé lo único que lo puede ayudar, a lo único que se puede aferrar. La fé es la única forma en que pueden ser felices y superar todas las adversidades, una persona sin fé tiende a buscar una nueva familia o un nuevo grupo en el que se pueda sentir identificado.

Sin duda alguna, lo más importante en nuestras vidas es la familia, primero nos educa, nos muestra el mundo más allá de la seguridad de nuestra casa, nos enseña a sobrevivir en ese mundo lleno de problemas y adversidades y que a pesar de eso siempre se puede regresar para recobrar fuerzas.

Después nos enseña a amar a personas que en algún momento fueron completamente extrañas para nosotros, a convivir con la familia que nosotros creamos, a tener la dicha de tener a tus propios hijos y educarlos como alguna vez tus padres hicieron contigo.

Ama a tu familia, dedícale tiempo suficiente y no dejes que nada te separe de ellos. Protégela y cuídala porque es lo más importante y lo más valioso que jamás podrás tener.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR