¿El aspartamo causa cáncer? Es probable que hayan oído que así podría ser. Por otra parte, el hecho de que PepsiCo cambie el endulzante artificial de la Diet Pepsi sugiere que tiene algo dudoso.

Las latas de la nueva Diet Pepsi proclaman que la bebida está “ahora libre de aspartamo”, una declaración que es probable que apunte a apaciguar a los consumidores que señalan que el aspartamo es el motivo por el que abandonan la bebida.

Ya sea que la decisión de PepsiCo impulse o no las ventas de la soda dietética, se trata de una decisión basada más en el marketing que en la ciencia. Décadas de investigación no han producido pruebas creíbles de que el aspartamo es nocivo para los seres humanos en las cantidades que quienes beben sodas dietéticas consumen. Alguien tendría que beber unas 20 latas diarias de soda dietética para alcanzar el límite diario que la Administración de Alimentos y Medicinas de los Estados Unidos, FDA por la sigla en inglés, recomienda en el caso del aspartamo como consumo seguro.

Hay quienes piensan lo que quieren pensar independientemente de lo que surge de las pruebas. Otros quieren elegir bien lo que consumen, pero la información necesaria para tomar esas decisiones es una cacofonía de declaraciones con frecuencia contradictorias por parte de vendedores, académicos, activistas y medios.

Escepticismo

Los consumidores pueden perder el sueño tratando de evaluar los riesgos de alimentos transgénicos, del BPA, de la carne de animales criados con antibióticos o si los frutos de goji contribuirán a su longevidad. La información puede variar de patrañas lisas y llanas hasta un firme consenso, con muchos matices en el medio. Pero es posible, con algo de esfuerzo e ideas básicas de ciencias de la nutrición, tomar decisiones racionales basadas en la ciencia y no en la especulación. La mejor guía para gente razonable es dar muestras de escepticismo.

Hay que ser especialmente escépticos en relación con lo que se proclama sobre los alimentos. Los medicamentos se testean en pruebas con elevados controles a los efectos de medir los efectos de determinada droga aislada de otros factores que podrían contaminar los resultados. Eso es imposible en la nutrición. “Para probar ese tipo de cosas, habría que internar a la gente en salas metabólicas durante décadas”, dice Marion Nestle, una profesora de nutrición de la Universidad de Nueva York que escribe sobre alimentos.

La mayor parte de la ciencia de la nutrición se basa en la observación, lo que significa que los investigadores estudian a personas durante períodos prolongados. Los estudios pueden tratar de controlar otros factores, como si la gente que come más verduras también hace más ejercicio. Pero la evidencia que surge de ese tipo de investigación es más débil que la de las pruebas de control.

De todos modos, el solo hecho de que el aspartamo no cause cáncer no significa que la Diet Pepsi es una elección saludable. La evidencia sugiere que es probable que sea mejor que la soda con azúcar agregada. Pero si en verdad se quiere una dieta saludable, la soda no debería formar parte de esa dieta. “Los consejos sobre dietas nos dicen que hay que comer muchas frutas y verduras, una menor cantidad de alimentos animales y reducir al mínimo la comida chatarra”, dice Nestle.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR