Lo sentimos, pero devorarte el refrigerador entero o tomar muchos vasos con agua tras una noche de intensa bebida no mejorará tu dolor de cabeza al día siguiente.

Así lo indica un estudio que llevó a cabo un equipo de investigadores de Holanda y Canadá con 826 estudiantes de la nación europea y que se dio a conocer esta semana.
La conclusión, aunque es un poco evidente, es contundente: la única manera de evitar la resaca es beber menos alcohol.

Mejor prevenir que lamentar

Los autores de la investigación les preguntaron a los participantes que les dijeran cómo aliviaban los síntomas de la resaca, pero ni el agua ni la comida tuvieron un efecto positivo en el malestar del día siguiente.

Entre los 826 estudiantes, 54% comieron después de beber alcohol, incluyendo alimentos altos en grasas y desayunos fuertes, con la esperanza de ahorrarse la resaca.

Con el mismo objetivo, más de dos tercios de los participantes tomaron agua mientras ingerían alcohol y más de la mitad lo hicieron antes de irse a acostar.

Aunque estos grupos mostraron una ligera mejora en la forma cómo se sentían en comparación con quienes no habían tomado agua, no se registró una diferencia real en las resacas.

¿Verdad o mito?

Y si el agua no ayuda, ¿entonces qué lo hace?
Hay muchos consejos populares para evitar esa resaca, cruda, ratón o guayabo, como se le conoce en diversos países de Latinoamérica.
¿Cuánto hay de cierto en ellos? Haz clic en nuestra guía interactiva para separar el polvo de la paja.

¿Pero qué es lo que te hace sentir tan mal?

No es la deshidratación. Aunque pudiese contribuir a que se desarrollen síntomas como el dolor de cabeza o la resequedad de la boca, evidencia científica muestra que la baja hidratación no es la principal causa de la resaca.

Las toxinas del alcohol. ¡Sí! Tu hígado transforma el alcohol en una sustancia química llamada acetaldehído, la cual es muy toxica.

Un joven con dolor de cabeza

Bajos niveles de azúcar en la sangre. La evidencia no es contundente. Y si fuera verdad, es muy poco probable que el efecto fuera tan fuerte como para que se le culpe de los síntomas de la resaca.

Mezclar bebidas alcohólicas. Probablemente sí, pues algunas bebidas alcohólicas contienen congéneres (sustancias químicas que les dan el sabor distintivo a las bebidas), los cuales pueden ser tóxicos y combinar bebidas significa que consumirás más de esas sustancias.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR