A finales del siglo XIX, Antoni Gaudí se inspiró en la atmósfera de los bosques para diseñar el interior de su obra maestra, la catedral de la Sagrada Familia en Barcelona, España.

Un siglo o más después, la arquitectura “biomimética” (con un diseño inspirado en la naturaleza) de vanguardia está incorporando incluso material vivo en sus estructuras.

El Sportplaza Mercator de Holanda, por ejemplo, va a tener vegetación exuberante y distintas especies en su increíble fachada.

Y en Alemania, la extraordinaria “casa de algas” utiliza microalgas como fuente de energía renovable al hacer que crezcan en superficies transparentes.

Criaturas marinas, cáscaras de cangrejo y redes de araña están entre las especies y artefactos naturales que han inspirado a los arquitectos, dice Marco Cruz, arquitecto y lector en la Escuela Bartlett de Arquitectura del University College de Londres (UCL).

Un bosque

Ahora, explica, la industria se está desplazando hacia un “entendimiento inspirado en el medioambiente y la naturaleza”, analizando cómo responde la naturaleza a su ambiente y cómo las personas podemos hacer lo mismo.

Para Cruz todavía tenemos mucho que aprender. “Los edificios actuales todavía son muy crudos si se comparan con lo que hace la naturaleza”.

1. Sagrada Familia

Los edificios increíbles de Gaudí en Barcelona, España, siguen siendo un legado de su creencia de que no tenemos que hacer más que mirar a la naturaleza para encontrar la forma suprema de construcción.

La Sagrada Familia

Su construcción más famosa es la catedral de la Sagrada Familia. Gaudí empezó a diseñarla en 1883, y se espera que el edificio se termine en 2026, 100 años después de su muerte (Gaudí fue trágicamente atropellado por un tranvía y murió días después, el 10 de junio de 1926, cuando tenía 73 años).

El increíble interior de la catedral se inspira en la idea de un bosque que invita a rezar. Columnas parecidas a árboles salen de cerca del techo para servir de apoyo, y las claraboyas contienen vidrio verde y oro para reflejar la luz.

Las grandes ventanas de colores que dejan pasar la luz veteada del sol aumentan la sensación de estar en un bosque y la idea que tenía Gaudí de crear una atmósfera contemplativa.

2. El Museo de Arte de Milwaukee

La característica más llamativa del elegante Museo de Arte de Milwaukee, en Estados Unidos, es su enorme techo de pantalla solar –el Burke Brise Soleil- que hace pensar en unas enormes alas blancas gracias a un mecanismo que se abre y se cierra y que controla una pantalla de 90 toneladas.

Museo de Arte de Milwaukee

El arquitecto Santiago Calatrava quiso incorporar características tanto urbanas como naturales, inspiradas en el Lago Michigan -que se ve desde el edificio-, y tomó en cuenta la “cultura” del frente del lago, incluyendo los barcos y las velas.

Gabriel Tang, arquitecto y profesor en la Universidad de Sheffield Hallam, en Reino Unido, describe por qué este edificio está entre sus favoritos.

“Aunque es caro y complejo técnicamente, es una forma deliciosa de la arquitectura de inspirarse en observaciones e ideas de la naturaleza para crear piezas que son interesantemente funcionales, funcionalmente prácticas y prácticamente bellas”.

Y añade: “Me encanta la legibilidad directa del edificio. El mecanismo de abrir y cerrar es graciosamente poético, pero tiene una función: proteger”.

3. Kunsthaus de Graz

Como una masa amorfa colosal varada en del océano profundo, el biomórfico Kunsthaus de Graz (Austria) se erige entre edificios angulares y de techos rojos.

Kunsthaus de Granz

Marcus Cruz, que participó en el planeamiento del Kunsthaus, junto con los arquitectos principales Peter Cook y Colin Fournier, dice que el edificio se inspiró en formas naturales pero no las copió exactamente.

Las investigaciones propias de Cruz incluyeron examinar imágenes microscópicas de criaturas marinas.

“Siempre lo imaginamos como un edificio receptivo”, dice.

“Así que las boquillas del tejado son muy visibles. La idea era que se movieran e interactuaran con el sol. Y siempre pensamos que la piel era como una criatura, creando áreas de opacidad y transparencia y translucidez, y que variaría según esos cambios ambientales y de uso”.

“Así que el edificio se vio como una forma de criatura biotecnológica, en lugar de un edificio tradicional, inerte”.

4. Teatro Nacional de Taichung

Toyo Ito se inspiró en la formación de las rocas, las cuevas y la transitoriedad del agua para el diseño del Teatro Nacional de Taichung, para proporcionar un suave y dulce descanso en la ciudad de Taichung, en Taiwan.

Teatro Nacional de Taichung

“Este tipo de geometrías eran impensables antes”, dice Cruz. “Nunca hubiese sido posible hacer esto antes de la era digital”.

“Las herramientas computacionales nos permiten ahora dibujar y diseñar edificios de tal forma que las herramientas de fabricación en las fábricas y en el lugar de construcción pueden replicarlo en una escala mayor, con gran nivel de precisión y rigor”.

5. El edificio Gherkin

“Fue uno de los primeros edificios avanzados medioambientalmente en la City de Londres”, dice Tang sobre el icónico rascacielos, conocido más como “el Gherkin”.

El Gherkin

Completado en 2004, la torre de 180 metros tiene un sistema de ventilación del aire parecido a las esponjas marinas y las anémonas, dice Tang.

Estas criaturas se alimentan al dirigir el agua marina a través de sus cuerpos.

De forma similar, el Gherkin se apoya en una estructura exoesquelética, y está diseñado de forma que la ventilación fluye por todo el edificio.

6. Proyecto Edén

El Proyecto Edén, enclavado en un una cantera de barro cerca de la aldea de Bodelva, en Cornualles (Reino Unido), alberga una extraordinaria colección de especies vegetales de bosque tropical y mediterráneo.

El proyecto Edén

Pero el edificio abovedado es gran parte del espectáculo: su forma curvilínea es un ejemplo de las geometrías de bordes más suaves que fascinan a los arquitectos hoy en día, dice Cruz.

Las enormes creaciones semiesféricas y transparentes del arquitecto Nicholas Grimshaw se inspiraron en la forma de las burbujas de jabón.

El centro educativo “Central” del edificio imita la forma de la espiral de Fibonacci que se encuentra en muchos objetos naturales como las piñas de los árboles, las frutas de piña, las flores de girasol o las conchas de caracol.

7. La “casa de algas”

La extraordinaria “casa de algas” de Alemania o edificio BIQ (Coeficiente Intelectual Biológico), por sus siglas en inglés) en Hamburgo incorpora realmente materia viva -microalgas- en su diseño.

La

Uno de los lados de la superficie transparente de la torre, de tonos verdes,contiene algas microscópicas que crecen y pueden controlar la luz que entra en el edificio y proporcionar sombra cuando se necesita.

Es el primer ejemplo mundial de una”fachada bio-reactiva”.

Las algas que se producen dentro de la concha transparente reciben continuamente nutrientes y dióxido de carbono del circuito de agua que corre por la superficie del edificio.

Las algas crean un filtro solar, explica Cruz. “En invierno, por ejemplo, cuando casi no hay luz y Hamburgo permanece bastante gris durante un largo periodo de tiempo, las algas no se propagan y las pantallas de la fachada son muy transparentes, de forma que dejan pasar la luz”.

Cuando han crecido suficientes algas se recogen para hacer biogás, una fuente de energía renovable, para dar energía al edificio.

El ingenioso diseño se completó como prototipo para la Exhibición Internacional de Edificios celebrada en Hamburgo en 2013.

8. El desarrollo Eastgate

La visión del arquitecto Mick Pearce para el centro Eastgate en Harare, Zimbabue,apareció mientras veía a las termitas construir sus nidos en la serie de televisión de la BBC “Life”.

El desarrollo Eastgate

Inspirado en la forma en que los insectos utilizan recursos muy limitados para crear montículos ventilados, infiltrándolos con agujeros en la superficie, Pearce se puso a crear un edificio con agujeros por toda su “piel”, dice Rupert Soar.

El resultado es un ejemplo pionero de”ventilación pasiva”: la idea de que los edificios utilizan energías renovables del ambiente que los rodea en lugar de aire acondicionado y sistemas de calefacción.

El edificio Eastgate utiliza menos energía y es más barato de mantener, según sus creadores.

La “piel” de la torre toma calor del aire exterior durante el día y lo absorbe en el cuerpo de la estructura.

El aire se enfría cuando alcanza la mitad del edificio. Y por la noche el calor que ha sido absorbido durante el día calienta este aire frío, creando condiciones de frío o calor cómodas para la gente que está en el interior .

“Eastgate es probablemente el mejor ejemplo de la palabra biomimética en este momento”, dice Soar.

9. Edificio Downland Gridshell

El luminoso y ventilado edificio Downland Gridshell, parte del Museo al Aire Libre Weal and Downloand, en el Reino Unido, se completó en 2012 y usa listones de roble para crear una estructura ligera de concha en doble curvatura.

Edificio Downland Gridshell

“Es un edificio que quizás no está inspirado en observaciones naturales, sino que con sus maderas que revisten el exterior, situadas dentro del bosque, se relaciona muy de cerca con su ambiente natural y ha sido descrito por sus críticos y por los propios arquitectos como un armadillo”, dice Tang.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR