“Es un neurótico” o “Estás neurótica”, quién no lo ha escuchado alguna vez. Y es que la neurosis, si bien es una enfermedad mental ampliamente estudiada, muchas veces se confunde con el nerviosismo. Se los considera personas insoportables, intolerantes, malhumoradas, tensas, muy complicadas que piensan todo demasiado y no se olvidan fácilmente de lo sucedido. Aquí te presentamos algunas cosas que debes saber.

Los neuróticos tienen generalmente mala reputación. Según lo definió el creador del psicoanális, el Dr. Sigmund Freud neurótica es la persona que hará uso de la negación o represión para evitar hacer frente a una serie de cosas que le duelen o que no le agradan relacionada con deseos incosncientes, muchos de los cuales tienen su origen en la temprana infancia.

Dentro del ámbito de la psicología, se califica a la neurosis como un desequilibrio psíquico que puede manifestarse en el cuerpo sin que exista un daño orgánico.

Según lo explican los especialistas, los seres humanos se protegen de la angustia a través de varios mecanismos de defensa, sobre todo la negación, el desplazamiento y la represión. Es decir que a través de ellos, la estructura psíquica de un individuo compensa y “soporta” la angustia desmedida y el fin de reducir el estrés que una determinada situación o sentimiento le genera, produce síntomas.

Con el correr de los años el concepto de neurosis no se utiliza tanto ya que el mismo Freud se ocupó de aclarar que en realidad la línea entre salud y enfermedad mental es practicamente una ilusion ya que neuróticos en mayor o menor medida son la gran mayoría de las personas.

Es así que hoy en día tanto en la psicología clínica no psicoanalitica como en la psiquiatría los expertos prefieren referirse a distintos tipos de trastornos como ansiedad, depresion y cuadros más descriptivos y especificos.

Pero los neuróticos que saben manejar su neurosis pueden sacar provecho de sus mentes hiperactivas y sus emociones intensas de formas que otros no pueden.

Como cualquier otro rasgo de personalidad, existen fortalezas y debilidades. La diferencia es que el neurótico ya está muy familiarizado con sus defectos y virtudes porque piensan mucho en ellos, y eso no es necesariamente algo malo.

Las 10 características:

Quieren anticipar situaciones. Aunque pueda resultarles beneficioso seguir la corriente y hacer lo que dicen los demás, le gusta preparar las cosas y esa preparación no siempre es algo malo.

Son buenos amigos. Como suelen conflictuarse y cuestionarse, las personas neuróticas se aseguran de ocuparse de todo y son hipersensibles a cómo son percibidos por los demás. Este tipo de persona no se va a olvidar de llamarnos para nuestro cumpleaños o enviarnos una tarjeta de felicitaciones por nuestro ascenso. Es este nivel de comportamiento meticuloso el que puede contribuir a lo que los investigadores llaman un narcicismo sano.

Suelen ser más saludables. Los que tienen una buena combinación de meticulosidad y neurotismo pueden obtener algunos beneficios. Las investigaciones muestran que estos neuróticos saludables “sufren menos enfermedades y tienen un peso corporal más saludable” explicó el Dr. Nicholas Turiano, miembro posdoctoral del Departamento de Psiquiatría del Centro Médico de la Universidad de Rochester, a HuffPost.

Suelen ponerse ansiosos.Todos sabemos que la ansiedad no es necesariamente una emoción positiva, pero los neuróticos saludables pueden usar ese estrés a su favor. “Las personas muy meticulosas pueden sentir ansiedad por no poder hacer las cosas como sienten que deberían,” Turiano agregó . “Actúan sobre su ansiedad y eso es lo que los motiva a abordar sobre qué la tienen.”

Una pareja romántica puede calmarlos. Se relajan cuando se encuentran con su pareja como arte de magia. Una investigación publicada en la revista Personalidad encontró que una persona neurótica se estabiliza cuando está en pareja.

Cada decisión que toma se siente con una gran cosa. No importa si se refiere a elegir una nueva carrera o qué pedir para la cena, cada elección tiene importancia y cada decisión tiene consecuencias.

Sus hábitos neuróticos podrían dar lugar a una mayor inteligencia. Consideremos esto como un pequeño beneficio de otra característica negativa. El estrés que les produce hacer las cosas bien puede impulsar un mejor desempeño y se traduce en un coeficiente intelectual mayor, asegura un estudio realizado por el Centro Médico SUNY Downstate en Nueva York.

Sobreanalizan todo. Pasarán mucho tiempo pensando acerca de qué salió mal y luego mucho más tiempo calculando como solucionarlo.

Usualmente llegan a los peores resultados posibles. Las personas neuróticas suelen ver el vaso medio vacío. De acuerdo a un estudio publicado en la revista de Psicología Americana, los neuróticos suelen adelantarse a los posibles problemas y a veces eso les juega en contra.

Son muy conscientes de sí mismos. Los neuróticos son hipersensibles a sus propios pensamientos, palabras y acciones. Este nivel de conciencia puede ser muy positivo ya que se conocen y eso los ayuda a relacionarse.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR