En un intento vano por prevenir la obesidad, los nutricionistas y los dietistas cometieron graves errores en el pasado.

Y lo que una vez fue su plan para acabar con el sobrepeso, era en realidad recomendaciones totalmente erradas que hicieron todo lo contrario a lo que esperaban:

Aceleraron el avance de la obesidad.

Comencemos con lo que fue el primer error hecho por los científicos y dietista:

  • Décadas atrás, la grasa saturada fue clasificada como el origen de las enfermedades cardíacas y la obesidad. Todo comenzó con los científicos de Estados Unidos que irremediablemente habían colocado a la grasa como el primer factor que nos hace gordos.
  • El estudio era claro: Al ingerir alimentos como el queso, los huevos, la mantequilla y la carne roja el consumo excesivo de grasas era inevitable, elevando el nivel del colesterol, dificultando el flujo sanguíneo y aumentando de tamaño el corazón. Esto atribuía de forma directa a la obesidad como consecuencia de ingerir grasas.

     ¿Qué medidas tomaron?

Los nutricionistas y dietistas tomaron acciones de inmediato, dando planes de alimentación, reduciendo el consumo de grasas saturadas para evitar así la obesidad. Rápidamente muchos otros países tomaron esta alerta y muchas personas cambiaron su dieta de alimentación.

Ahora vamos con las consecuencias de estas medidas. Al pasar los años las cosas cambiaron, pero no para bien:

  1. Los problemas cardíacos incrementaron alarmantemente.
  2. Cada vez más, el porcentaje de personas con sobrepeso era más grande.

En 1972 se desmintió por primera vez este mito que venía haciendo eco por todo el mundo. El científico británico John Yudkin realizó un estudio donde afirmaba que la principal causa de obesidad, la diabetes y los problemas cardíacos era el azúcar. Al mismo tiempo que exponía que el consumo de grasa no era dañino.

Esta afirmación le costó la carrera y su reputación a Yudkin, por lo que otros científicos no quisieron seguir desarrollando la idea.

En 1980 el gobierno de EE.UU fue convencido por los científicos de que una dieta saludable era la que reducía el consumo de grasas. Poco a poco la población americana mostraba más y más los resultados de estas dietas.

La obesidad se abría camino a grandes paso y poco a poco el porcentaje incrementaba.

En la actualidad han surgido estudios que apoyan lo que una vez fue una idea absurda para todos. Es el azúcar la verdadera causa del sobrepeso, la diabetes y las enfermedades cardíacas.

azucar en alimentos

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR