El escándalo que protagoniza la automotriz alemana Volkswagen sigue creciendo.

Durante las últimas seis semanas hemos ido conociendo una serie de revelaciones sobre cómo manipuló las pruebas de emisiones de millones de sus vehículos.

Estas son cinco cifras que dan una idea de la magnitud del escándalo:

1.- Más de 11 millones de autos

Volkswagen dice que hasta 11 millones de coches pudieron haber sido equipados con el software para engañar a las pruebas de emisiones de diesel. Llamó a revisión por lo menos 8,5 millones de vehículos en Europa y otro medio millón en Estados Unidos.

La empresa también admitió el miércoles que estableció cifras demasiado bajas de emisiones de dióxido de carbono y consumo de combustible a la hora de certificar unos 800.000 vehículos. La mayoría eran de motor diesel, pero algunos también de gasolina.

2.- 9.500 millones de dólares

La compañía dice que le costará unos  8.700 millones de euros ($9.500 millones de dólares) la revisión de los vehículos diesel y las consecuencias de haber adulterado los datos de emisiones de dióxido de carbono.

Los analistas calculan que el total rondará las decenas de miles de millones, incluyendo las multas, castigos y otras indemnizaciones.

3.- 1.900 millones de dólares

Volkswagen tuvo unas pérdidas de 1.700 millones de euros ($1.900 millones de dólares) en el tercer trimestre debido al escándalo. En el mismo período el año anterior había tenido unas pingües ganancias de 3.000 millones de euros. Fueron sus primeras pérdidas trimestrales en más de 15 años.

La empresa ha prometido hacer grandes ahorros y tiene mucho efectivo a disposición por ahora: 28.000 millones de dólares a fines de septiembre.

4.- 25.000 millones de dólares

Ese es el valor que perdió la compañía en capitalización de mercado desde que estalló el escándalo en septiembre. Las acciones cayeron casi 30% desde entonces, lo que afectó a inversores como Qatar, el estado alemán de Baja Sajonia y Porsche.

5.- 40 veces el límite legal

Los coches en cuestión engañaron a las pruebas de contaminación utilizando un software que los hacía ver más ecológicos de lo que eran. En realidad, esos vehículos llegaban a emitir hasta 40 veces más óxido de nitrógeno del permitido.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR