20 escapadas imprescindibles para 2016. Cuando se pregunta a los viajeros qué ciudades europeas han visitado, a cuáles les gustaría viajar próximamente o con cuáles sueñan, hay algunas que destacan por encima de todas.

Son los destinos más clásicos pero también aquellas ciudades donde nacen las nuevas tendencias, las que reúnen más atractivos turísticos o las que dan más facilidades al viajero. Este es momento de ponerse “deberes” para el año que viene: repasar la lista de escapadas imprescindibles, señalar las que quedan por visitar y apuntarlas en la lista de deseos para el 2016.

En diciembre llega la navidad pero también la época de los rankings y de los recuentos: los productos más vendidos durante el año, los libros que se han puesto de moda, las películas más vistas, y también las ciudades más visitadas. Las principales redes de consejos viajeros, empresas turísticas o compañías aéreas nos recuerdan cuáles han sido los destinos-estrella. Aquí se repasan algunas de las ciudades europeas preferidas por los viajeros españoles para escaparse unos días.

1. Estambul

Sigue siendo una de las ciudades preferidas por los españoles para escaparse unos días, sobre todo en puentes o vacaciones como Semana Santa o Navidad. Tiene arte, cultura, gastronomía y sobre todo exotismo a solo unas horas de avión. Y todo con buenas comunicaciones y precios al alcance de muchos. Una vez allí, hay hitos imprescindibles, como Santa Sofía, el palacio Topkapi, el Gran Bazar o la vista de los alminares y las cúpulas bizantinas de la Ciudad Vieja. Si a todo esto se suman los animados barrios modernos de la capital, la cuenta sale redonda. Los que no hayan viajado a Estambul deberían anotarlo como una asignatura pendiente imprescindible.

2. Roma

Fue la capital del mundo, la primera superpotencia de Europa occidental, el centro espiritual del mundo cristiano, y hoy puede presumir de reunir más de 2500 años de arte y arquitectura. Desde el Panteón y el Coliseo hasta la Capilla Sixtina de Miguel Ángel, hay demasiado para ver en una sola visita. Si ya se ha estado, habrá que regresar una y otra vez. Y si no se han pisado sus calles… ¿a qué se está esperando? A los españoles, además, les resulta una ciudad amable y cercana, donde sentirse un poco como en casa.

3. Londres

Londres

Probablemente es el destino más clásico de las escapadas porque uno podría pasarse toda la vida en Londres y seguir descubriendo cosas nuevas cada día. No hay ciudad más multicultural en el planeta y las experiencias son infinitas, desde descubrir los nuevos restaurantes o gastrobares de moda, hasta revisitar los museos más clásicos aprovechando nuevas exposiciones, y sin olvidarse de paseos urbanos por barrios de moda y seleccionar en la agenda musical y teatral el espectáculo apropiado. Para conocer qué hacer en Londres cada mes, puede consultarseaquí.

4. Praga

Es una ciudad como de cuento, de esas que se apuntan en la lista de destinos imprescindibles para visitar alguna vez en la vida. Hay buenas conexiones aéreas y una buena oferta de hoteles, albergues y otras propuestas de alojamiento. Allí nos espera una ciudad que representa la evolución de la arquitectura, desde el románico hasta el deslumbrante barroco o los historicismos del siglo XIX que se prolongan hasta el mejor art nouveau o los característicos edificios cubistas…. y todo ello junto una red de callejuelas y pasadizos que conducen al Castillo de Praga, un complejo de iglesias, torres y palacios que encierra casi mil años de historia. Y para completar la escapada nada mejor que una buena Pilsner, para muchos una de las mejores cervezas del mundo.

5. París

Casi siete millones de visitantes escogen cada año París como destino. Sus encantos son incuestionables: desde los atardeceres en lo alto de la Torre Eiffel o el Sacre Coeur hasta la imprescindible visita al Louvre, por no hablar de sus bulevares, el barrio latino, Nôtre Dame, sus restaurantes y brasseries… París es tal vez el destino más clásico en Europa pero también merece la pena ir más allá de lo tópico y típico y viajar para descubrir su oferta cultural, sus nuevos museos, los barrios de moda, el ambiente estudiantil o los rincones secretos más románticos.

6. Berlín

Esta ciudad joven, multicultural y libre, muy alejada ya de aquella urbe dividida y separada por un muro, es uno de los destinos preferidos por los viajeros más jóvenes. Llena de galerías de arte, museos clásicos, arte urbano y barrios alternativos llenos de nuevas propuestas, Berlín marca tendencias en arte, música, diseño o moda. Todos quieren viajar para pasar unos días empapándose de este ambiente urbano que mezcla creatividad, experimentación y un espíritu que se mantiene rebelde y algo revolucionario. Además, desde España, viajar a Berlín es fácil y económico.

7. Florencia

Otra de las ciudades europeas imprescindible, sobre todo para los estetas. Según la Unesco, Florencia contiene la mayor concentración de obras de arte de renombre universal, desde el Duomo de Brunelleschi a los frescos de la capilla Brancassi de Massacio. Ahí están la Galería de los Ufficci o el Palacio Pitti y una larga lista de obras de arte. Pero además, incluso en una breve escapada, es posible escaparse por la Toscana, la región más idealizada de Italia. Resulta imposible resistirse a los encantos florentinos.

8. Barcelona

Barcelona

Figura entre las ciudades más deseadas por los viajeros de todo el mundo. Es famosa por sus compras, su animada vida en las calles y una intensa agenda cultural. Los que prefieran un paseo más clásico tienen algunos iconos insalvables: la Sagrada Familia, el barrio gótico, la catedral, las obras de Gaudí o algunos grandes museos como el Museo Nacional de Arte de Cataluña. La oferta de alojamiento es inmensa y para todos los bolsillos y las conexiones desde el resto de España (y de Europa) magníficas. Sin duda, una escapada básica, perfecta para un puente o para cualquier fin de semana.

9. San Petersburgo

Para los que buscan algo realmente diferente sin salir de Europa, es el destino perfecto, una verdadera inmersión en la cultura rusa. Probablemente sea la ciudad más bella de Rusia, a orillas del río Neva, con sus palacios, sus museos y sus grandes avenidas. La joya de la corona es el Hermitage, el palacio más famoso de Rusia, que aloja su célebre museo. Nadie que visite por primera vez el Hermitage está preparado ante la escala, la calidad y la ingente cantidad de obras de Rembrandt, Rubens, Picasso o Matisse. Y si con esto no basta, solo hay que deambular por las estancias privadas de los Romanov que vivieron en el Palacio de Invierno hasta el año 1917.

10. Budapest

Budapest

Cada vez más de moda entre los viajeros más jóvenes, Budapest une sus encantos como destino clásico (el castillo de Buda, el Bastión de los Pescadores, el Parlamento en Pest o los referentes del art nouveau…) con los nuevos barrios de moda, sus “bares de ruina” y una animadísima vida nocturna. Una visita a sus clásicos baños termales (auténticos palacios para disfrutar del agua) puede ser la guinda que culmine una escapada perfecta.

11. Lisboa

Vivir en la península ibérica y no escaparse de vez en cuando a Lisboa es casi un pecado. La capital portuguesa está muy cerca (en distancia, en cultura y ambiente), tiene excelentes comunicaciones y mantiene un placentero ritmo de vida. Si a eso se le añade la proximidad a playas y lugares como Cascais o Sintra, la famosa cocina portuguesa y el encanto de barrios como Alfama o el Barrio Alto, no tenemos excusa para no descubrir Lisboa o para no regresar a disfrutarla.

12. Venecia

Es fácil entender por qué esta ciudad figura siempre entre las más visitadas del mundo: es difícil competir con palacios de mármol sobre una laguna, plazas impresionantes como la de San Marcos o laberintos de canales, callejuelas y plazas entre las que se asoman rutilantes cúpulas de mosaico dorado. Venecia es romántica, diferente, llena de arte y de propuestas para descubrir por qué es una ciudad única. A pesar de las avalanchas turísticas y de sus muchos problemas, nadie deja de visitarla, al menos una vez en la vida.

13. Madrid

Madrid

Madrid gana puntos año tras años entre las preferidas por los viajeros internacionales, en particular de los más jóvenes, y no puede estar fuera de una lista de imprescindibles a. Conocida sobre todo por sus grandes museos (el llamado Triángulo del Arte) hay muchos más motivos: especialmente  su marcha nocturna, las nuevas propuestas gastronómicas de grandes chefs o los numerosos bares. Ya lo dijo Hemingway: “Nadie se acuesta en Madrid hasta haber matado la noche”. Los barrios de Huertas, Malasaña, Chueca, Latina son ya referencias internacionales para los viajeros más jóvenes.

14. Ámsterdam

A veces se puede olvidar que Ámsterdam tiene más canales que Venecia. Hay que sentarse a orillas de uno de sus canales viendo pasar los barcos en uno de sus muchos cafés para comprender el espíritu de esta ciudad que se ha convertido en uno de los grandes destinos para los jóvenes de toda Europa. El ambiente es vital y creativo, y se disfruta de una intensa vida artística, con museos como el Rijksmuseum, el Museo Van Gogh, la casa de Ana Frank, el Museo Marítimo o el Museo Stedelijk.

15. Cracovia

Sí, Cracovia se ha colado en las listas de los destinos más visitados y deseados por los viajeros españoles. A ello han contribuido las compañías de bajo coste y una oferta cada vez más amplia de alojamientos asequibles. La culta y señorial Cracovia es además una ciudad sorprendente que se recomienda entre viajeros como un secreto por descubrir: una mezcla de historia y arquitectura, con la mayor plaza de mercado medieval de Europa, un espléndido castillo que preside el casco antiguo desde la colina y un barrio judío con una animada vida nocturna. Sin duda, un destino ineludible de Polonia.

16. Viena

Es otro de los clásicos que no puede faltar. Monumental, elegante, señorial… todos estos adjetivos le sientan como a un guante. Viena es una de esas ciudades que hacen viajar a otros tiempos, a los de imperio austrohúngaro, cuando esta era la capital de Europa. Se puede viajar al centro del imperio en el monumental Hofburg, en el ballet equino de la Escuela Española de Equitación, en las estancias de la emperatriz Sissi o en el barroco palacio de Belvedere.

17. Milán

Milán

Es la ciudad italiana del futuro, una metrópolis acelerada donde la creatividad es un gran negocio. Pero a la vez es una urbe sofisticada cargada de historia y tesoros extraordinarios, como el famoso Duomo o el Teatro alla Scala, donde se inventó la ópera. Milán es el punto de partida para conocer una de las regiones más bellas de Italia, la de los Lagos, con sus bellos jardines y palacios y sus elegantes ciudades. Está a tiro de piedra (o a un breve vuelo desde España), se puede llegar en coche desde Cataluña y permitirá descubrir la cara más moderna y centroeuropea de Italia.

18. Atenas

Para muchos turistas, Atenas es un poco decepcionante, a pesar del Partenón y de los monumentos de la Acrópolis, pero esto es solo porque no saben ver más allá de lo que apuntan los folletos turísticos. Bajo las fachadas de los edificios más destacados, la ciudad bulle de vida y creatividad. A los atenienses les encanta salir a disfrutar de todo: hay galerías y clubs, instalaciones del floreciente panorama artístico de la ciudad, restaurantes de moda y modestas tabernas griegas, omnipresentes cafés y ambientes que van desde el punk rock hasta la alta costura.

19. Dublín

Cada vez hay más conexiones para viajar por muy poco a la capital irlandesa. Lo más llamativo son sus pubs, uno en cada esquina, pero hay más que hacer y disfrutar, desde museos y espectáculos, hasta una famosa universidad, el Trinity College. La zona más mencionada entre los jóvenes es la de Temple Bar, visita imprescindible junto con la fábrica de su famosa cerveza Guiness. La música lo invade todo, calles y locales y es otro de los grandes motivos para viajar hasta la ciudad donde nacieron U2 y The Dubliners, entre otros.

20. Moscú
Esta lista de imprescindibles escapadas europeas termina en Moscú. Desde la Plaza Roja se siente la emoción de estar en el corazón de Rusia. Esta mítica plaza es el principal reclamo para los que se escapan a conocer la capital de este inmenso país que sirve de bisagra entre Europa y Asia. Las altas torres e imponentes muros del Krelim, la colorida catedral de San Basilio y el edificio de los almacenes GUM son el inicio de una visita que incluirá los nuevos barrios de moda, los museos imprescindibles de la capital, el famoso metro o un paseo por el río Moscova.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR