La obesidad y el sobrepeso son dos de las plagas del siglo XXI, que se asocian a diversos males. A medida que el peso aumenta, se eleva el riesgo de padecer no solo de diabetes de tipo 2 y otras enfermedades crónicas, sino también diversos tipos de cáncer, sostienen los científicos.

A pesar de causar problemas en el sistema vascular, endocrino y respiratorio, trastornos de funciones reproductivas y diabetes tipo 2, los resultados de un estudio publicado en la revista ‘The Lancet’ pusieron además de manifiesto que las personas con exceso de peso corren más peligro de padecer cáncer. Así, para las mujeres, los tipos más comunes son el cáncer de mama, de endometrio y el de ovario.

Una de las expertas en pérdida de peso más reconocidas en Reino Unido, la doctora Sally Norton, comentó en una entrevista a ‘Daily Mail’ que tener un elevado porcentaje de grasa corporal en el cuerpo entraña riesgos ya que “produce el estrógeno, que provoca el cáncer de mama. Después de la menopausia, cuando los ovarios dejan de producir hormonas, la grasa es la principal fuente de dichas hormonas”. Además, el exceso de grasa no solo aumenta el riesgo de padecer cáncer de mama, sino que también reduce la eficacia de su tratamiento, según evidencian los experimentos realizados por Norton con ratones. En relación a los hombres, el sobrepeso y la obesidad aumenta el riesgo de tener cáncer de colon, hígado, páncreas, vesícula biliar, tiroides y riñón.

Los científicos examinaron a cerca de cinco millones de personas en el Reino Unido y revelaron que más de 12.000 casos de cáncer estaban directamente asociados con el sobrepeso. Además, los investigadores encontraron que por cada aumento de cinco puntos del índice de masa corporal de una persona (IMC, por sus siglas en inglés), para las mujeres la probabilidad de tener cáncer de útero aumenta hasta un 62%, mientras que para los hombres el riesgo de tener el cáncer de riñón sube un 25%.

Anteriormente la Organización Mundial de Salud ofreció una serie claves de para reducir el riesgo de padecer de cáncer. Aquí les presentamos los principales:

Abstenerse de tabaco y reducir el consumo de alcohol
Procurar no aumentar excesivamente de peso y no bajar demasiado
Procurar de llevar una vida activa y practicar deporte
Llevar una dieta balanceada
Protegerse adecuadamente de los rayos del sol
Pasar revisiones médicas con regularidad para detectar el cáncer de colón (hombres y mujeres), el cáncer de mama y el cáncer de cuello de útero.
La lactancia materna reduce el riesgo de cáncer en la madre.
Además, recomiendan tener cuidado con la terapia hormonal sustitutiva (HRT, por sus siglas en inglés), ya que incrementa el riesgo de ciertos tipos de cáncer para las mujeres.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR