En nuestro planeta hay más de 600 millones de personas obesas, lo que supone el 12,1% de la población mundial. Al mismo tiempo, unos 795 millones (9,2% de la población mundial) sufren de hambre.

Entre los países donde la tasa de personas con obesidad es de más del 30% de toda la población, se encuentran EE.UU. (33%), Arabia Saudita (33%), México (32,1%) y Sudáfrica (31,3%). En EE.UU., por ejemplo, 9 millones de reclutas no están aptos para el servicio militar debido al exceso de peso.

Además, entre el 63% y 75% de los habitantes de las islas Vanuatu, Samoa Americana y las islas Cook también tiene sobrepeso. Según los dietólogos de la Universidad de Oxford, esta tendencia se debe a la transición de la sociedad a la comida grasa europea y la reducción de la actividad.

Para entender el desequilibrio que reina en el mundo, basta con mencionar que alrededor de 2,8 millones de niños mueren de hambre anualmente, mientras que 99 millones de niños menores de 5 años tienen peso insuficiente, según los datos de la Organización para la Agricultura y la Alimentación de la ONU, la Organización Mundial de la Salud y la CIA, recopilados por el portal ‘Vzgliad’.

En Haití, Mongolia, Irak, muchos países africanos como la República Centroafricana, Tanzania, Etiopía, Zimbabue y Botsuana, así como en Afganistán y Tayikistán más del 20% de la población sufre de hambre. El mayor índice se registra en Haití, donde más de la mitad de la población (el 53,4%) no tiene acceso a una alimentación suficiente.

Por si fuera poco, el mundo anualmente tira o no consume alrededor de un tercio de los productos alimenticios (unas 1.300 millones de toneladas), lo que es dos veces más que la cantidad suficiente para alimentar a los necesitados.

¡Compártelo en tus Redes!

COMPARTIR